Dos mujeres, madre e hija, fueron sentenciadas este lunes en un tribunal de cuantía menor en Sídney, Australia, por el enfrentamiento que tuvieron con otra mujer en un supermercado por un paquete de papel de baño.

 

Emna Charki es una bloguera tunecina de 27 años que ha sido multada y sentenciada a prisión por haber publicado un escrito sobre el COVID-19 siguiendo el estilo del Corán, libro sagrado del islam.

 

 

La oficina encargada de regular la publicidad en Francia ha prohibido la transmisión del comercial de una empresa neerlandesa de bicicletas por generar un clima de “miedo respecto de los automóviles” (Insertar un emoji con cara sorprendida).

 

Este sábado, un tribunal de delitos menores de El Cairo, Egipto, condenó a tres años de prisión por indecencia a la bailarina Sama El-Masry por videos y fotografías que subió en su cuenta de Tik Tok y en otras redes sociales que, según la fiscalía, son sexualmente sugerentes.

 

En Japón se ha desatado un inusual debate en torno de la teoría de Charles Darwin y la propuesta de reforma a la Constitución, proyecto muy atesorado por el primer ministro Shinzo Abe y su Partido Liberal Democrático, PLD por sus siglas en inglés.

 

En un detallado documento compartido la semana pasada en la cuenta de Twitter de la Oficina del Primer Ministro de Camboya, se notifica a los habitantes del mundo que quienes visiten ese país del sureste asiático deberán entregar un depósito de 3,000 dólares estadunidenses a su ingreso.

 

En Rusia se está desarrollando una lucha ante el tribunal de la iglesia ortodoxa rusa entre la diócesis central y el padre Sergei, quien ha sido suspendido y que esta semana tomó un monasterio de monjas como rehén en una campaña en la que insiste que el coronavirus no existe.

 

El miércoles 10 de junio, la Corte Penal de Tailandia condenó a los copropietarios de un restaurante a 1,446 años de prisión por haber cometido fraude. Como los acusados se declararon culpables, la sentencia se redujo a 723 años para cada uno.

 

En Arabia Saudita la disputa entre un papá y una mamá por nombrar a su hijo recién nacido es la causa de divorcio que han presentado, al no haberse puesto de acuerdo si el niño debía llevar los nombres del abuelo paterno o del materno.