En Arabia Saudita la disputa entre un papá y una mamá por nombrar a su hijo recién nacido es la causa de divorcio que han presentado, al no haberse puesto de acuerdo si el niño debía llevar los nombres del abuelo paterno o del materno.

 

Un juez de Nueva Gales del Sur, Australia, decidió absolver a dos hombres acusados de haber entrado a una casa con machetes, al concluir que no había habido intención de cometer un delito, sino que el asunto se trató de un error en la dirección.

 

Por haber quemado una moneda en un video para demostrar cómo hacer que el incienso durara más, un influencer de Emiratos Árabes Unidos fue imputado de un delito de mutilación de moneda y ha perdido sus cuentas de redes sociales.

 

Como ha sucedido en los países en que se han impuesto diferentes medidas de salud para evitar la propagación del coronavirus COVID-19, Madagascar no es la excepción. Una de estas medidas es la utilización obligatoria del cubrebocas una vez que se abandonan los hogares y se sale a las calles.

 

Eric Schmitt, fiscal del estado de Misuri, Estados Unidos, presentó una demanda en contra de varios funcionarios del gobierno de China por las malas decisiones políticas respecto del tratamiento del coronavirus, alegando que eso afectó directamente a los Estados Unidos y por ello pide una compensación.

 

Ni aún en estos tiempos de crisis las teorías de conspiraciones cesan, encabezadas unas por el mismo presidente de los Estados Unidos y el virus “manufacturado” en China (información que ha sido desmentida por sus propios científicos) y las más que insisten en que la pandemia es una farsa.

 

De las crisis nacen las oportunidades y esta crisis no ha sido la excepción para algunos que han logrado cambiar la mala situación de sus negocios y adaptarse a las circunstancias actuales. Eso está haciendo una empresa en Japón que, promocionándose en contra del “divorcio por coronavirus”, ofrece rentas cortas de sus departamentos amueblados.

 

Con las medidas de distancia social, los tribunales se han tenido que adaptar a la circunstancia y en varias jurisdicciones en lugar de suspender los procesos, particularmente en materia penal, se ha optado por videoconferencias usando el servicio de moda Zoom.

 

Las reglas impuestas sobre el cierre de actividades varían de un país a otro, o incluso entre regiones de un mismo país, siendo la constante la dificultad de los pobladores de cumplir responsablemente con las reglas para evitar la propagación del virus.