El caso que involucra en Australia a dos celebridades de la televisión británica, puede ser calificado de todo menos de humanista ya que se ha citado a estos dos hombres a comparecer a juicio tras haber matado y cocinado a una rata para sobrevivir un reto del reality en el que participaban llamado I’m a Celebrity get Me Out of Here (Soy una celebridad, sáquenme de aquí).

El programa se filmaba en Australia, específicamente en Nueva Gales del Sur, y reta a los participantes a diferentes pruebas en el bosque. Los hoy demandados, un chef de televisión y un actor de telenovelas, fueron “exiliados” por un período de tiempo como castigo y sometidos a una escasa dieta de arroz y frijoles, por lo que el chef cazó y cocinó a la rata, a fin de complementar su alimentación.

Una firma de abogados británica especializada en reclamos por daños personales, desarrolló una nueva aplicación para el iPhone a fin de que los involucrados en algún accidente puedan tomar múltiples fotografías, almacenar los datos de los testigos, verificar la actuación de las aseguradoras e iniciar el reclamo por daños por este medio.

Se trata de una aplicación gratuita que además indica paso a paso a los involucrados en un choque de automóviles, por ejemplo, lo que debe hacer tras el accidente para que el reclamo sea realizado con efectividad.

Mientras en julio pasado se aprobó en Francia una ley para permitir a los comercios cercanos a las ciudades a abrir en domingo, en Alemania una ley parecida fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional.

De esta manera se declara que la ley que permite abrir a los comercios berlineses en día domingo no está apegada a la Constitución que protege al domingo como día de descanso y de recogimiento espiritual.

De acuerdo con el diario The Daily Telegraph, en Puebla la policía logró capturar al ladrón de una casa cuando éste se entretuviera en el baño.

Según los reportes, mientras los policías revisaban la casa tras el reporte del dueño, escucharon ruidos y al tocar la puerta del sanitario, el ladrón contestó que un momentito por favor, porque estaba ocupado. Cuando salió fue aprendido por las autoridades.

Una ejecutiva de un banco alemán, de 64 años decidió un buen día sacar un poco de dinero de las cuentas de banco de los más ricos, y transferirla a aquellos clientes que ella conocía que tenían problemas de solvencia económica. Una vez que las cuentas de sus “protegidos” se estabilizaban, regresaba el dinero a la cuenta de donde lo había tomado prestado, hasta que las deudas crecieron y se hicieron impagables.

En total realizó 117 transferencias por un valor de $11 millones de dólares, de los cuales, valga la pena señalar, no se quedó ni con un centavo.

Un grupo de 8 británicos está demandando al parque safari Sanbona en Sudáfrica por un terrorífico encuentro cercano con leones.

De acuerdo con la demanda el grupo estaba a bordo de un vehículo propiedad del safari que debido a la falta de pericia del guía, se accidentó cuando intentaba alejarse de una zona donde estaban los leones. Los hechos sucedieron en el 2007.

Con la volcadura del vehículo los ocupantes sufrieron algunos golpes y estuvieron sujetos a severo estrés al ser merodeados por los leones uno de los cuales se llevó la bota de uno de ellos, afortunadamente sin el pie.

Los ayudantes de Santa en Polo Norte, Alaska, están enojados con el servicio postal de los Estados Unidos. Y su molestia no es para menos.

Desde 1954 existe un voluntariado en esa localidad que se dedica a responder las cartas de miles de niños de todo el mundo que por estas fechas escriben a Santa Claus para pedir sus regalos navideños.

Pero este año el programa ha sido prácticamente cancelado debido a un incidente que hubo en una oficina postal en Maryland, donde se reconoció que un voluntario del programa de Santa, era un delincuente sexual registrado.

Siguiendo con el tema de crisis y el desempleo, en España ha resurgido una nueva manera de conseguir trabajo informal y con ello un ingreso extra. Se trata del negocio de las plañideras, es decir, de las mujeres que por un precio no solo rezan por un muerto que no conocen, sino que también lo lloran.

La Iglesia católica prohibió el performance de estas mujeres en el siglo XVIII porque sus gritos molestaban a los sacerdotes quienes tenían que gritar para hacerse escuchar sobre el llanto de las mujeres y amenazó incluso con la excomunión de quien llorara a un muerto ajeno por dinero.

En otra demanda absurda, una jueza de Florida tuvo que resolver el caso planteado por un hombre en contra del fabricante de ropa interior que usaba el sujeto quien alegaba que el pésimo diseño de sus calzones le ocasionó lesiones además de haberle echado a perder sus vacaciones.

El sujeto alegaba que la parte delantera de los interiores se abría, “actuando como lija en sus partes privadas”, lo que le ocasionó una abrasión en su pene.

 

Después de una detallada discusión respecto de las diferencias entre la anatomía femenina y la masculina, y el diseño de ropa interior para hombre y para mujer, la jueza preguntó al demandante, quien no utilizó los servicios de un abogado al representarse a sí mismo, la razón por la cual aguantó semejante flagelo durante dos semanas sin confiárselo a su esposa, a lo que el hombre respondió que no quería echarle a perder a ella también las tan soñadas vacaciones en Hawai.

La jueza fue en poco más allá y le preguntó por qué no evaluó el terrible daño que la ropa le estaba ocasionando durante esas dos semanas a lo que él confió al tribunal que al tener un estómago prominente, no podía verse su propio pene.

En un extraño giro de acontecimientos, la jueza pidió al único hombre presente en el tribunal, un prominente abogado criminalista que esperaba entrar a su audiencia, que contestara algunas preguntas sobre la ropa interior masculina a fin de ella pudiera dar su veredicto.

Finalmente la jueza desechó el caso porque el demandante no pudo establecer el vínculo entre su lesión y el mal diseño de la ropa interior, siguiendo el razonamiento de que “una vez que los genitales masculinos se han ajustado a la ropa interior, la tensión vertical es mayor que la horizontal por lo que no hay posibilidad que la abertura frontal se abra”. Además de lo anterior declaró que probablemente el propio demandante y su peculiar manera de ponerse la ropa interior (mete los interiores en los pantalones y los jala juntos) agravó su incomodidad.

Un caso que trascenderá a la historia del derecho, no solo por lo intrascendente de la petición, sino por los temas tan peculiares que se ventilaron en el tribunal.

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net