En otra demanda absurda, una jueza de Florida tuvo que resolver el caso planteado por un hombre en contra del fabricante de ropa interior que usaba el sujeto quien alegaba que el pésimo diseño de sus calzones le ocasionó lesiones además de haberle echado a perder sus vacaciones.

El sujeto alegaba que la parte delantera de los interiores se abría, “actuando como lija en sus partes privadas”, lo que le ocasionó una abrasión en su pene.

 

Después de una detallada discusión respecto de las diferencias entre la anatomía femenina y la masculina, y el diseño de ropa interior para hombre y para mujer, la jueza preguntó al demandante, quien no utilizó los servicios de un abogado al representarse a sí mismo, la razón por la cual aguantó semejante flagelo durante dos semanas sin confiárselo a su esposa, a lo que el hombre respondió que no quería echarle a perder a ella también las tan soñadas vacaciones en Hawai.

La jueza fue en poco más allá y le preguntó por qué no evaluó el terrible daño que la ropa le estaba ocasionando durante esas dos semanas a lo que él confió al tribunal que al tener un estómago prominente, no podía verse su propio pene.

En un extraño giro de acontecimientos, la jueza pidió al único hombre presente en el tribunal, un prominente abogado criminalista que esperaba entrar a su audiencia, que contestara algunas preguntas sobre la ropa interior masculina a fin de ella pudiera dar su veredicto.

Finalmente la jueza desechó el caso porque el demandante no pudo establecer el vínculo entre su lesión y el mal diseño de la ropa interior, siguiendo el razonamiento de que “una vez que los genitales masculinos se han ajustado a la ropa interior, la tensión vertical es mayor que la horizontal por lo que no hay posibilidad que la abertura frontal se abra”. Además de lo anterior declaró que probablemente el propio demandante y su peculiar manera de ponerse la ropa interior (mete los interiores en los pantalones y los jala juntos) agravó su incomodidad.

Un caso que trascenderá a la historia del derecho, no solo por lo intrascendente de la petición, sino por los temas tan peculiares que se ventilaron en el tribunal.

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net

 

La empresa alemana de automóviles de lujo, Porsche, interpuso una demanda en contra de la filial europea de la empresa estadounidense Crocs por infringir la marca Cayman.

Porsche tiene registrado Cayman como un modelo de sus automóviles. Se trata de un vehículo de dos asientos que en su versión austera se puede adquirir en México por $61,500 dólares, mientras que los Crocs Cayman son los zapatos de hule que se han puesto de moda durante el verano en sustitución de los tradicionales guaraches.

Los integrantes de la generación 2004-2009 de la licenciatura en Derecho de la Universidad de Sonora se quedaron vestidos y alborotados porque la presidenta del comité de graduación, Mayra Alejandra López Fausto, desapareció sin haber realizado los pagos de la iglesia, salón, placas, anillos, local para la ceremonia de entrega de reconocimientos y demás parafernalia que acompaña a una graduación.

La generación se integra por 64 alumnos que entregaron a Mayra ocho mil pesos cada uno para cubrir los gastos de su graduación.

El día de hoy se discutirá en el seno de la Cámara de Senadores un decreto aprobado por la Cámara de Diputados el pasado jueves, en el que se adicionan los artículos tercero y cuarto transitorios al decreto por el que se reforma el artículo 74, que versa sobre los días de descanso obligatorio, de la Ley Federal del Trabajo publicado en el Diario Oficial del Federación el 17 de enero de 2006.

Inicialmente la propuesta era que por excepción este año y el 2010, el descanso obligatorio por el 20 de noviembre, aniversario de la Revolución, no fuera el tercer lunes de cada mes, sino en fechas específicas, pero la iniciativa fue modificada y propone que sean días de asueto el 16 y 20 de noviembre del presente año, al quedar como sigue:

 

Las acciones de un estudiante de 19 años de la Universidad Sheffield Hallam en la Gran Bretaña fueron motivo de disgusto de su comunidad, particularmente del juez que recibió la acusación en contra de este joven por faltas a la decencia pública.

Philip Laing es el nombre de este estudiante que tras haber bebido una botella de whisky orinó sobre la corona de flores del monumento a los caídos en la guerra y para su mala suerte el momento fue captado en una fotografía que después se publicó en el sitio web del Daily Mail.

 

El acusado dice no recordar nada de lo sucedido esa noche porque estaba muy borracho y solo supo de los hechos cuando las autoridades de la universidad lo contactaron para conocer lo sucedido.

El juez que conoce del caso, y que fijó audiencia para el próximo 26 de noviembre, declaró que cabía la posibilidad de cualquier sanción para la falta, y que en ese sentido podría condenarlo a prisión puesto que se trató de un acto muy vergonzoso porque el monumento “es un sitio sagrado y especial”.

Tras los hechos que sin duda han sacudido a la opinión pública, se ha puesto en evidencia a la empresa Carnage UK que se encarga de organizar entre los universitarios eventos en donde la bebida es la atracción principal y que dan pie a que estos jóvenes universitarios beban alcohol en grandes cantidades.

El juez de la causa opinó que la empresa también tiene responsabilidad en los hechos y se extrañó que no hubiera un representante de la misma en la audiencia de Laing, a lo que la empresa respondió en un comunicado que ellos no tienen responsabilidad por no instigar a nadie a cometer delitos o infracciones.

Laing tiene un juicio por delante que quizá lo lleve a la cárcel pero además está enfrentando la vergüenza de haber aparecido orinando no solo en periódicos de su país sino en ediciones internacionales, lo que nos recuerda al joven mexicano que al orinar bajo el Arco del Triunfo en Paris se encargó de apagar la llama eterna de la ofrenda a los soldados caídos en la guerra.

 Por el momento, Laing fue puesto en libertad tras el pago de una fianza. 

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net

 

En Illinois, Estados Unidos, un hombre de 24 años fue condenado a prisión por seis meses, pero no como resultado del juicio que se sigue en su contra, sino por desacato a la corte.

El juez decidió castigar de esta manera a este sujeto, no cuando le contestó con una grosería sobre su representación, sino cuando en lugar de responder otra pregunta el acusado se limitó a hacer con la mano derecha la señal del dedo medio levantado. Eso fue suficiente para despertar el enojo del juez.

 

El acusado estaba siendo enjuiciado por haber irrumpido de manera ilegal a la casa de un conocido a quien intentó golpear en la cabeza con una linterna y apenas había dado inicio el juicio cuando se le ocurrió “puntada” de molestar al juez.

El fiscal del caso señaló que esta es una buena señal que se envía en todo el país para quienes pretenden faltar el respeto no solo a los jueces sino al sistema judicial de su país.

Así que este sujeto estará encerrado seis meses, sin contar el tiempo que pasará en prisión en caso de ser encontrado culpable del delito que se imputa.

Fuente Fox News

 

miabogadoenlinea.net

 

Holy Gambino, un hombre de 30 años sentenciado a arresto domiciliario acudió a la estación de policía a suplicar que lo dejen cumplir el tiempo que le queda de la sentencia…en prisión.

Este hombre siciliano fue encontrado culpable de disponer en terrenos públicos de desechos peligrosos por lo que fue encarcelado. Sin embargo, tras algún tiempo en prisión el juez decidió dejarlo terminar su condena en casa, al lado de su mujer.

En Galicia, España, las autoridades administrativas han solicitado obtener la tutela de un niño de 9 años que, al padecer obesidad mórbida, pesa 70 kilos.

Los padres del menor reclaman a la Xunta esta solicitud argumentando que separar al menor de su familia le ocasionaría un mayor daño psicológico, pero las autoridades gallegas hacen la solicitud tras la negativa de los padres de internar al niño en una clínica para vigilar cercanamente su estado de salud y su alimentación.

Con grandes festejos y algarabía se celebró en Somalia el matrimonio entre un hombre que dice tener 112 años y una adolescente de 17, en lo que para él es su quinta boda y para ella la primera.

El novio, cuya acta de nacimiento data de 1897 y obra sobre piel de cabra como se usaba en aquellos años, tiene 13 hijos de sus matrimonios anteriores. Tres de sus esposas ya fallecieron y su hijo mayor tiene 80 años, pero él tiene todavía la esperanza de tener más hijos con su nueva esposa.