En el afán de proteger su marca, la empresa de bienes de lujo italiana Gucci envió cartas de cesar y desistir a varias tiendas funerarias en Hong Kong para notificarles que, de seguir vendiendo réplicas de sus productos en papel, procederían legalmente. Por la polémica generada, pocos días después la empresa se disculpó por estas cartas y en un comunicado aseguró que no habría acción legal en contra de estas tiendas y que no solicitarían compensación.

La razón de la segunda carta se debe a que la venta de artículos hechos de papel que semejan diferentes productos o artículos de uso diario o de lujo obedece a la costumbre en Hong Kong de despedir a los difuntos con estas copias de sus artículos favoritos. Incluso, en los aniversarios luctuosos o días de remembranza de los muertos, estos artículos se compran en las mencionadas tiendas funerarias, se ofrecen como señal de respeto al difunto, y luego se queman con la idea de que quien ha muerto disfrute de estos bienes en el más allá. Así, no solo se venden réplicas de bolsos Gucci de papel, sino también de otros artículos de vestir, cigarros, licores, perfumes e incluso automóviles y hasta billetes.

“Lamentamos cualquier mal entendido que se pudo haber ocasionado y sinceramente nos disculpamos con quien se haya sentido ofendido”, se lee en el comunicado de Gucci enviado el pasado viernes, en el que explican que las cartas de cesar y desistir forman parte de los esfuerzos de la empresa de proteger a nivel global su propiedad intelectual.

Pese a la disculpa de la empresa, el grupo pro-democracia Civic Passion convocó a una manifestación este domingo a las afueras de la tienda Gucci en Queen’s Road para hacer saber a la empresa que se oponen a sus tácticas intimidatorias.

No es la primera vez que el desconocimiento de esta costumbre funeraria de Asia se enfrenta con la exacerbación de protección a marcas. En 2011, un hombre fue arrestado por la policía neoyorquina en el Barrio Chino de Manhattan por vender las réplicas de papel y cartón. Inicialmente se presentaron en su contra dos cargos por falsificación en tercer grado, aunque después la fiscalía ofreció cambiar los cargos por alteración al orden público y dejarlo en libertad mediante fianza de $100 dólares.

Más información scmp.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net