Cenotafio en el centro de Manchester

Un juez del condado inglés de Gran Manchester sentenció a Caedmon Kerr, de 24 años, a prestar 200 horas de servicio comunitario limpiando monumentos públicos en la ciudad de Manchester como castigo al acto cometido la madrugada del 7 de febrero pasado, cuando estando en estado de ebriedad, orinó en el cenotafio de Manchester.

Los cenotafios son monumentos funerarios en los que no está el cadáver del personaje a quien se dedica y en Inglaterra se erigieron en honor de los soldados caídos durante las guerras. Así, se trata de importantes monumentos para los británicos.

Durante el proceso, Caedmon Kerr, que trabaja como recepcionista de un hotel, dijo haber estado tan borracho que no recordaba siquiera haber orinado el monumento. Sin embargo, la evidencia presentada en su contra fue incontrovertible pues las cámaras de seguridad de la ciudad lo captaron deambulando por la zona la madrugada del 7 de febrero y aproximándose a uno de los obeliscos donde bajó el cierre de su pantalón y orinó. Habiendo “vaciado su vejiga”, el video muestra a un alegre Kerr que se aleja de la zona “saltando y bailando”, mientras grita a algún viandante. Poco tiempo después, fue arrestado.

El juez que revisó este caso, que lamentablemente no es tan inusual, dijo que el acto del joven fue irrespetuoso y repugnante y lo condenó a prestar 200 horas de trabajo comunitario no remunerado.

El joven aceptó la sanción y se disculpó por sus actos: “Estoy completamente avergonzado. No es algo que alguna vez hubiera esperado haber sido acusado. Especialmente considerando que he tenido una crianza moralmente recta, una buena educación y muchas oportunidades” y agregó “puedo entender completamente el significado del memorial de guerra”.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen http://www.infoworks.laingorourke.com