La estresante llamada la recibieron un par de horas después de haber acudido a la oficina del registro civil a recoger su licencia de matrimonio. En ella se les decía que había habido un error y que contrario a lo que suponían, no estaban casados, sino divorciados. Esto ocurrió a una pareja de recién casados en el distrito Dongxihu en el centro de China.

Todo se debió a un error del personal de la oficina que imprimió la licencia con los códigos equivocados y en lugar de identificarla con la letra J de “jiehun”, para indicar matrimonio, la indicaron con la letra L, para indicar “lihun” o divorcio.

Pese a que es una formalidad, pues no puede haber divorcio si no hay matrimonio previo, la noticia le sentó muy mal a los padres de estos jóvenes recién casados, quienes, sin embargo, tomaron el asunto en la debida proporción y decidieron arreglar las cosas privadamente, pidiendo la rectificación de la licencia y una compensación económica por las molestias.

Sin embargo, al llegar a la oficina del registro de matrimonio, el oficial encargado, identificado como Huang, además de ofrecerles amplias disculpas por los inconvenientes, aconsejó a estos esposos a no aceptar ninguna compensación acordada privadamente y a arreglar el tema ante los tribunales a fin de obtener un resarcimiento del daño justo.

Finalmente, los recién casados recibieron su licencia de matrimonio rectificada el sábado por la tarde, ahora sí, con la letra J, y ahora estarán decidiendo si se presentan ante el poder judicial para demandar de quien resulte responsable una compensación por el trago amargo que pasaron sus padres.

(Por razones legales, o quizá para salvaguardar la honra de la joven que no estuvo casada sino divorciada unas horas, no se han dado a conocer ni los nombres ni las edades de los esposos).

Más información scmp.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net