La Audiencia Provincial de Murcia, España, decidió retirar la pensión que un ex esposo otorgaba a su ex esposa, después de que el hombre presentó pruebas de que la mujer tenía una nueva relación sentimental que aparentaba ser estable al mostrar fotos de ella entrando al departamento de su nueva pareja con bolsas de la compra y tendiendo la ropa lavada.

La petición del ex marido para anular la pensión compensatoria fue desechada en enero de 2015 por un juzgado de primera instancia que consideró que pese a la evidencia presentada, esa nueva relación sentimental no tenía la estabilidad y continuidad necesarias para acabar con la pensión.

Sin embargo la Audiencia Provincial concluyó lo contrario estableciendo que el llevar la compra y tender la ropa en el hogar de la pareja pueden ser signos de una relación estable y prolongada.

Esta resolución toma como fundamento una sentencia emitida en 2007 por la Audiencia Provincial de Barcelona que establece lo siguiente: "La Sala, frente al rigorismo exigido antaño y atendida a la realidad social del momento - art. 3 del CC .- estima preciso constatar y puntualizar que en la sociedad actual, en que existen distintos tipos y modelos de convivencia, la ‘convivencia marital’ a que hace referencia el mentado precepto del Código de Familia, debe entenderse como toda aquélla en que se dé una relación sentimental de pareja con visos de cierta estabilidad, sin necesidad de convivir de forma permanente y menos en la misma vivienda, toda vez que lo que debe prevalecer y tomarse en consideración para conceptuar la convivencia como ‘marital’".

La sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia amplía lo anterior, sosteniendo que "no es el mero hecho de residir siempre juntos los dos miembros de la pareja, sino la existencia de una relación afectiva o sentimental entre ambos, es decir, la voluntad de éstos de ser o de constituir una pareja estable, lo cual acontece, en todos aquellos casos de parejas, en que habitando cada uno de los componentes de la misma en su propio domicilio o en que comparten vivienda sólo durante algunos determinados días, gocen de los elementos de sentimiento de exclusividad afectiva y estabilidad emocional con vocación de continuidad".

Así que actos tan íntimos como llevar la compra y tender ropa, se pueden interpretar desde ahora como signos de una relación sentimental estable, aunque la pareja no duerma bajo el mismo techo, por lo menos no todas las noches.

Más información confilegal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net