Mazo y birrete

La “psíquica” Pricilla Kelly Delmaro se declaró culpable de latrocinio, fraude, ante el juez Larry Stephen de una corte estatal de justicia en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos, al haber aceptado haber tomado US $557,411 de una persona a cambio de la promesa de reunirlo con una amante muerta.

La llamada psíquica llegó a un acuerdo con la fiscalía y según los términos del mismo recibirá una sentencia de cuatro años de libertad probatoria. Sin embargo la fecha para dictarse sentencia fue fijada para el 26 de enero del año entrante. Ella ya estuvo en prisión ocho meses aunque ahora está en libertad bajo palabra.

La acusación en contra de esta mujer de 26 años fue presentada por Niall Rice, un hombre de 33 años de edad, consultor de Internet, quien relató que en su afán de recuperar los favores de una mujer con quien sostuvo una breve relación, se acercó en 2013 a otra “psíquica” llamada Brandy a quien pagó casi US$149,000 como honorarios, incluyendo un anillo de Tiffany’s por valor de US$40,000.

Sin embargo, al no haber visto los resultados prometidos, Niall Rice decidió contratar los servicios de la “psíquica” Delmaro, de 26 años de edad, cuyo local funciona en Times Square, ciudad de Nueva York. Ella le ofreció reunirlo con la mujer de sus deseos, de nombre Michelle, pese a conocer en ese momento que Michelle había fallecido víctima de una sobredosis.

Niall Rice transfirió electrónicamente los fondos a Kelly Delmaro en cantidades de cuarenta mil, sesenta mil y hasta cien mil dólares, pero a cuentas que estaban a nombre de otra persona diferente de Delmaro y de su esposo, Bobby Evans, quien también fue acusado, aunque la acusación en su contra fue desechada. Por tal motivo, pese a que la mujer acordó ante el juez que Niall Rice tiene derecho a sus bienes, su abogado, Jeffrey Cylkowski, declaró a los medios que ella no tiene propiedades ni bienes a su nombre con que pagarle lo defraudado.

Para Niall Rice el acuerdo de culpabilidad al que su defraudadora y la fiscalía llegaron no es satisfactorio pues opina que se debió haber contactado a otras víctimas de fraude lo que habría impulsado el caso. Sin embargo parece ser que la fiscalía se enfrentó con un problema en la acusación al conocer que Niall Rice y Kelly Delmaro sostuvieron relaciones sexuales por lo menos una vez lo que ella sostuvo como parte de su defensa que cambió los términos de las entregas de dinero de pagos a regalos.

“Estaba en una etapa muy baja de mi vida”, declaró vía telefónica Niall Rice desde la ciudad de Los Ángeles, donde actualmente reside. “Estás tratando con personas vulnerables. Tomaron ventaja de mi. Entiendo el ‘¿cómo esta persona pudo haber sido tan tonta?’ Pero si eres una persona vulnerable y has vivido ciertas cosas y alguien viene con la respuesta, entonces quieres creer en esa persona”.

Por lo pronto Kelly Delmaro ya no ejerce como “psíquica”, de acuerdo con su abogado, pues ello sería violatorio de los términos de su libertad bajo palabra.

Ojalá que este caso sirva para abrir los ojos a quienes, como el señor Rice, están en una posición vulnerable, dispuestos a dar lo que sea a quien diga poder ayudarlos.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net