La tarde del pasado domingo, la autopista Interestatal 45, que pasa por Houston, en el condado de Harris, Texas, Estados Unidos, fue cerrada momentáneamente por un joven de 24 años que en medio del caos vial que ocasionó le propuso matrimonio a su novia. La inusual propuesta le derritió el corazón a ella, quien contestó con un Sí, pero enardeció los ánimos de los conductores.

La “puesta en escena” fue organizada por este temerario novio de nombre Vidal Valladares Navas, de 24 años de edad, y algunos amigos. Vidal, una vez detenido el tránsito de vehículos, se arrodilló al estilo tradicional “americano” y le pidió matrimonio a su novia Michelle Wycoff, de 23 años de edad. Tras el esperado “Sí”, los molestos conductores solamente concedieron unos segundos de celebración para empezar a tocar sus bocinas exigiendo la reapertura de la vía.

En esta ególatra época que vivimos, mil fotos de la escena de los felices novios y videos de la escena no podían faltar como tampoco el “compartir” el momento en redes sociales y mientras para Michelle su novio es lo máximo por haberle dado un momento “que no tiene precio”, para otros es simplemente un “idiota que cierra una autopista principal para proponerle matrimonio a su novia”, leyenda bajo la cual el video de la propuesta fue subido a YouTube y ha sido visto ya más de 800,000 veces.

Y como para no variar, gracias al video, la policía de tránsito no sólo conoció que se había cometido una infracción con esta propuesta, sino que ya tiene la evidencia que necesita para presentar su caso y por ello el fiscal del condado de Harris confirmó por correo electrónico el miércoles pasado que se presentaron cargos en contra de Vidal por obstrucción de vías, una infracción prevista en la legislación de Texas.

“He querido disculparme si a alguien ocasioné problemas”, declaró Vidal a un canal de televisión local. “Esa no era mi intención para empezar. Sólo quería hacer algo diferente”. Y sin duda logró algo diferente y que la propuesta de matrimonio no solo quedara en unos momentos, sino que la historia se prolongara hasta la sala judicial donde tendrá que comparecer para aceptar la multa que seguramente le será impuesta. Una interesante anécdota romántico-judicial que contar a sus futuros nietos.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net