Imprimir
Visto: 566

A punto de firmar el acta de matrimonio en una corte del registro civil en Yeda, Arabia Saudita, la familia del novio se echó para atrás por la petición de la novia de que le permitieran seguir trabajando después de celebrado el matrimonio.

Durante la ceremonia de matrimonio, la novia hizo su petición la que inicialmente suscitó una acalorada discusión entre la familia de él y la de ella. Cuando la discusión empezó a elevar de tono, intervino el oficial del registro quien pidió a las partes mantener la calma y la cabeza fría a lo que el novio y sus familiares respondieron saliendo airadamente del registro civil sin pronunciar una palabra más y dejando a la novia plantada.

El caso llamó la atención porque la pareja llevaba un año comprometida sin haberse discutido este tema. Así, ha servido de ejemplo para que las autoridades pidan a los padres de los novios a que discutan estos detalles antes de que se celebre el matrimonio para evitar penosos incidentes como este. Y la petición es hacia los padres y no hacia los novios porque se trata de matrimonios concertados que implican un acuerdo de voluntades entre las familias de los contrayentes. Se aclara que los novios tampoco discutieron el asunto porque durante el compromiso, guardando la tradición, no se vieron ni comunicaron de forma alguna.

El caso también refleja que hay un sector de la población en la que sigue prevaleciendo la mentalidad de que las mujeres deben dedicarse exclusivamente a las labores del hogar, pese a que cada vez son más las mujeres saudíes que deciden educarse y trabajar a fin de contribuir financieramente con el hogar, además de lograr una muy relativa independencia de los hombres (padres o esposos).

Pese al mal trago, la buena noticia para esta novia es que podrá seguir trabajando y que se libró de un matrimonio que probablemente la hubiera hecho muy infeliz.

Más información Arabnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net