Tras un litigio de diez años, un hombre de la ciudad turca de Erzurum finalmente pudo demostrar a las autoridades que no está muerto como lo enlistó en 2004 el Instituto de Seguridad Social de Turquía, SGK.

Sinan Avci, de 46 años, se desempeñó como funcionario público en Erzurum. En 1999 fue diagnosticado con epilepsia, condición que le llevó a una jubilación temprana en 2003. Recibió su pensión hasta un día de 2004 en que le fue imposible cobrarla. Tras cuestionar al instituto de seguridad social de la razón por la cual no le pagaban supo que era porque estaba muerto.

Así, “el muerto Sinan”, apodo con el que lo conocen en su ciudad, decidió presentar una demanda para demostrar que ni andaba muerto ni de parranda y que todo se debía a un error administrativo del SGK. Sin embargo el caso llevó ante el poder judicial 10 largos años hasta ahora cuando se ha reconocido que legalmente sigue vivo.

Todo este tiempo, incapaz de trabajar por su condición médica y por haber ingresado al sistema de pensiones, Sinan Avci vivió de la ayuda financiera de familiares y amigos y se podría esperar que reconocido el error cometido por el organismo de seguridad social se le pagaran retroactivamente sus pensiones. Pero no, no será así y para ver ese dinero Sinan, con la constancia de que no ha muerto, tendrá que iniciar un nuevo proceso.

Sinan, a quien ahora podemos apodar “el resucitado”, presentará la demanda para cobrar su dinero y en esta acción judicial pedirá también que se inicie una averiguación para que se responsabilice al o los funcionarios que cometieron el error que legalmente le acabó la vida durante 10 años.

Más información Hurriyetdailynews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net