Imprimir
Visto: 852

En Galicia, España, una mujer fue sentenciada a seis meses de prisión y al pago de 3,000 euros de multa por daños morales después de que el juez que revisó la causa la encontrara culpable de haber llamado por teléfono más de 700 veces a quien suponía era la amante de su esposo e insultarla o amenazarla de muerte.

Las llamadas se hicieron entre diciembre de 2008 y octubre de 2009. Según se supo durante el proceso, la hoy sentenciada usaba los teléfonos celulares de su esposo o de su hijo para hacer las llamadas que no duraban más de tres segundos. En ellas sólo insultaba a su supuesta rival de amores o profería una amenaza y colgaba, sin haberse identificado nunca.

La víctima de estas llamadas decidió denunciar tras soportar durante nueve meses la agonía que estas llamadas le ocasionaban. Según se expuso en el juicio, resultado de estas llamadas, desarrolló un cuadro de ansiedad “que no le dejaba vivir” y que ha degenerado en un trastorno mixto adaptativo-depresivo.

Habiendo aceptado la culpabilidad de los hechos, el juez decidió suspender la sentencia de seis meses de prisión, advirtiendo a la mujer de 58 años de edad que “si comete el más nimio delito de aquí a dos años, entrará en la cárcel sin remisión".

Y bien ¿la víctima era la amante del marido de la mujer que llamaba? Eso fue una pregunta que el juez consideró innecesario realizar para resolver el fondo del asunto por lo que nos ha dejado con la duda al no haber establecido si la esposa tuvo motivos para vengarse.

Setecientas llamadas en nueve meses, sin embargo, son nada en comparación con las 21,807 llamadas telefónicas que en un periodo de 10 meses realizó un francés con el corazón roto a su ex novia, delito por el que fue sentenciado a 10 meses de prisión y al pago de una multa de $1,300 dólares.

Más información Vozpopuli.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net