El pasado 19 de marzo Aaron Schock, el primer estadounidense nacido en la década de los años 80 en llegar al Congreso de su país, renunció a su cargo como representante por el estado de Illinois tras un escándalo por mal uso de los fondos federales de campaña. La semana pasada el condado de Marshall, uno de los que representaba, aprobó cobrarle los gastos que la elección extraordinaria para elegir a su sustituto costará.

La idea empezó a ser discutida por el Consejo del condado después de que el columnista Phil Luciano del diario local Journal Star sugiriera que Aaron Schock usara parte de los 3.3 millones de dólares de fondos federales que le fueron entregados para financiar su campaña, para sufragar los gastos electorales que la renuncia a su curul representarán para el condado.

Así, el jueves de la semana pasada el Consejo del condado de Marshall aprobó unánimemente el enviar la factura por los costos del proceso electoral al ex representante, considerando que tiene más dinero él que el mismo condado.

El Consejo de 10 miembros ha estimado el costo de las elecciones en $76,000 dólares, tomando en consideración la elección primaria y la elección general, cada una con un costo de $38,000 dólares.

Así, en una carta enviada al ex representante le están haciendo saber que lo hacen responsable por los costos del proceso electoral ofreciéndole enviar un desglose detallado de los costos que el proceso extraordinario costará al condado y haciéndole saber que recibirán ese dinero a nombre de los ciudadanos de Marshall como pago total del proceso electoral.

Aaron Schock representaba al 18º distrito electoral que comprende otros condados que ya están considerando seguir el ejemplo de Marshall y facturarle el proceso electoral que por su intempestiva renuncia es extraordinario.

La renuncia la presentó el 19 de marzo, efectiva a partir del 31 de marzo, tras una serie de publicaciones que pusieron al descubierto su espléndido estilo de vida, habiendo invertido más de 100,000 dólares en la redecoración de sus oficinas del Congreso al estilo Downtown Abbey y gastando otros miles de dólares en autos, honorarios legales, viajes en aviones privados, boletos para el Súper Bowl y para los premios de música Country, entre otros, todo ello a cargo, por supuesto, de fondos públicos. Pero además se le señaló de haber recibido dinero de otras fuentes, lo que atizó las acusaciones por corrupción.

Al haber renunciado, Aaron Schock evitó una inminente investigación del comité de ética del Congreso, poniendo a salvo para el futuro su carrera política. Sin embargo todo parece indicar que su cuenta bancaria no quedará indemne y que tendrá que hacer frente al proceso electoral que para salvar su carrera política le costaría a sus representados del condado de Marshall.

Más información Pjstar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net