Arnold Abbott durante su detención

El viernes de la semana pasada entró en vigor una nueva normativa en la ciudad de Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos, según la cual está prohibido alimentar a las personas indigentes o sin techo, en sitios públicos. El domingo, los tres primeros infractores fueron detenidos por la policía: dos religiosos y un hombre de 90 años.

Uno de los detenidos, Arnold Abbott, de 90 años de edad, es un activista a favor de los indigentes que prepara cientos de porciones de alimentos semanalmente para alimentar a los menos favorecidos, pero que ahora, junto con dos ministros de iglesias, podría enfrentar hasta 60 días de prisión y una multa de $500 dólares por su infracción.

“Suelte ese plato inmediatamente”, relata Arnold Abbott que le dijo un policía durante su detención, como si lo que llevara en las manos fuera un arma de fuego.

Para Arnold Abbott, sin embargo, enfrentarse a la justicia no es nuevo pues en 1999 demandó a la ciudad por prohibirle alimentar a los indigentes en las playas, en un caso que ganó.

El alcalde de la ciudad, Jack Seiler, declaró que esta ley fue aprobada para garantizar que los lugares públicos están abiertos para todos y señaló que está trabajando junto con las organizaciones de beneficencia para ayudar a resolver las raíces de la indigencia.

Y al parecer están resolviendo las raíces de la indigencia pasando otras leyes similares prohibiendo a los indigentes dejar sus pertenencias desatendidas, la mendicidad en los camellones y reforzando las leyes sobre defecación, esto de acuerdo con Michael Stoops, director de una organización de la comunidad que colabora con la Coalición Nacional para los Indigentes.

Particularmente la ley que prohíbe alimentar en lugares públicos a los indigentes fue calificada por Arnold Abbott como una “falta de humanidad del hombre hacia el hombre”.

Y porque no está de acuerdo con la disposición, Arnold Abbott planea seguir con sus actividades semanales de alimentar “a los más pobres de los pobres” y aunque no quiere que lo vuelvan a detener, sabe que existe la posibilidad.

“Voy a tener que regresar a la corte otra vez para demandar a la ciudad de Fort Lauderdale, esta bella ciudad. Estos son los más pobres de los pobres. No tienen nada. No tienen un techo sobre sus cabezas, ¿quién podría ignorarlos?”, declaró Arnold Abbott a los medios tras su detención del domingo pasado.

Más información khon2.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de wptv.com