Fachada de la casa del arresto

Como resultado de un operativo de siete meses, la policía de Estambul, Turquía, detuvo esta semana a 33 personas por venta ilegal de estupefacientes. La detención ocurrió en el sitio donde vendían las drogas, en una casa en cuyas paredes habían pintado leyendas antidrogas para encubrir sus operaciones.

Esta banda de narcotraficantes operaba en el vecindario de Selamsız, distrito de Üsküdar en Estambul. Las paredes de la casa donde operaban estaban pintarrajeadas con leyendas antidrogas que ellos mismos habían escrito para hacer parecer que ahí, en ese preciso lugar, no se vendían drogas.

Durante el operativo la policía decomisó grandes cantidades de drogas sintéticas, de marihuana y cocaína, así como 15 balas, una granada de mano y 4,060 cajas de cigarros.

Resultaron detenidas 33 personas entre las que se encontraba un niño de 11 años de edad, hijo de uno de los narcotraficantes, y quien ya ha sido remitido al departamento de menores. Los demás detenidos continúan siendo interrogados por la policía.

La banda pudo funcionar libremente algunos meses bajo el amparo de la fachada de su casa, pero quizá se excedieron en obviedad y, como en las caricaturas, terminaron poniendo luces y flechas de más que indicaban a la policía dónde estaba su guarida.

Más información hurriyetdailynews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de hurriyetdailynews.com