En una decisión que la fiscalía planea apelar, una corte penal en La Haya, Países Bajos, concluyó que no existía suficiente evidencia para condenar a un médico por las mutilaciones y daños que 53 de sus pacientes sufrieron después de cirugías plásticas de senos.

El acusado fue identificado como Rock G, un médico que abrió en 2008 la clínica de cirugía plástica CityKliniek y en 2009 las primeras quejas en su contra se empezaron a presentar.

Así, en 2010 el Consejo Médico decidió retirarle su licencia para ejercer no solo por haber causado daños a 53 pacientes sino por haberse ostentado como cirujano sin serlo y por haber administrado medicamentos caducados y que no cumplían los reglamentos de higiene.

Buscando en los antecedentes de G resultó que antes de abrir su clínica de cirugía plástica practicaba como ginecólogo y ya había sido sancionado dos veces por algo relacionado con su práctica médica.

Sin embargo, la corte penal en La Haya consideró que no se había presentado suficiente evidencia para culpar a G de las mutilaciones sufridas por docenas de mujeres que confiaron sus senos en sus manos, porque dichas mutilaciones se debieron a infecciones bacterianas cuyo origen se desconoce ya que de acuerdo con el tribunal éstas pueden ocurrir en una sala de operaciones pese a que se cumplan con los estándares de higiene, y por tanto no se puede comprobar que hayan sido producto de la actividad del ex médico.

Además el tribunal consideró que la invocación de la excepción médica por parte de G era legítima. Según esta excepción, se excluye de responsabilidad a los médicos que ocasionan dolor o lesiones a sus pacientes si el procedimiento se ha realizado en su beneficio, por tanto, las lesiones de las pacientes no constituyen un delito.

El abogado de G se declaró satisfecho con la decisión judicial y declaró que todos podemos cometer errores, pero que no todos los errores son tan serios como para ser perseguido penalmente y aclaró que su defendido ya ha sido sancionado porque perdió la licencia y no puede seguir ejerciendo la medicina de forma privada.

Como mencioné al inicio de esta historia, la fiscalía no está convencida de las razones judiciales y planea apelar el veredicto.

Más información Dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net