El Consejo de Revisión de Juzgados de Paz de Toronto, Canadá, sancionó este martes al juez de paz Alfred “Budd” Johnston con siete días de suspensión sin goce de sueldo y la obligación de disculparse públicamente por su actitud arrogante.

El Consejo analizó dos quejas que se presentaron contra el juez Johnston quien está en funciones desde el año 2003. La primera de ellas presentada por una persona que en noviembre de 2012 presentó en el juzgado de paz del mencionado juez su caso en defensa de una infracción de tráfico pero a quien la “actitud arrogante”, la “impaciencia” y “la forma de burla sarcástica” del juez le impidió un proceso justo.

El Consejo coincidió con el quejoso en que el juez Johnston “había incumplido su deber de asistir a una persona representándose a sí misma” y en este caso ordenó al juez disculparse por escrito con esta persona por su mala actitud.

La segunda queja que el Consejo revisó fue la que ameritó la suspensión por siete días. Se trató de una decisión tomada 12 días después de ocurridos los hechos de la primera queja en la que el juez desechó 68 casos porque el fiscal se presentó ante el tribunal con un retraso de 71 segundos.

Durante la audiencia que se sostuvo el pasado 22 de julio ante el Consejo de Revisión, el juez Johnston se declaró culpable de haber actuado equivocadamente en ambos casos y en su defensa alegó problemas de salud además de situaciones emocionales pues estaba en curso su proceso de separación matrimonial.

Al presentar su conclusión, los miembros del Consejo señalaron que existe suficiente evidencia de que el juez tenía problemas de hipoglucemia debido a su diabetes cuando estos hechos ocurrieron, además del proceso emocional que vivía por la ruptura matrimonial y en vista de esto tomaron su decisión sin conceder a la parte acusadora los 30 días de suspensión sin goce de sueldo que pedían, ni a la defensa que pedía como sanción una advertencia, una reprimenda pública y la elaboración de una disculpa.

Así, el juez Johnston, quizá ahora con la diabetes contralada y con el divorcio superado, dejará la banca judicial por siete días para regresar con renovada energía y con una mejor actitud.

Más información The Star

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net