La custodia por Darwin regresa a los tribunales, esta vez ante el Alto Tribunal de Ontario, Canadá.

 

Darwin no es un niño sino el mono que el pasado mes de diciembre escapó del automóvil de su dueña y fue captado por cámaras de seguridad deambulando por la tienda de diseño Ikea en Toronto, eso sí, con su abrigo bien puesto para resistir al frío invierno canadiense.

 

El mono fue capturado por servicios animales y fue retenido por las autoridades pese a que su dueña, Yasmin Nakhuda, lo reclamó como su propiedad. Al no recibir una respuesta positiva de las autoridades, Yasmin decidió llevar su caso a tribunales en donde el mes pasado, en primera instancia, el juez falló en su contra y decidió que al tratarse de un animal salvaje Darwin debía permanecer bajo custodia del santuario animal Story Book Farm Primate Sanctuary, localizado en Sunderland, Ontario.

 

Esa decisión judicial fue apelada por Yasmin Nakhuda la semana pasada ante el Alto Tribunal de Ontario, explicando que el juez de primera instancia cometió errores de apreciación en casi todos los considerandos de su sentencia.

 

En la apelación no solo pide que le regresen la custodia del mono, sino también que el santuario donde Darwin está albergado pague todos los gastos legales en que ha incurrido para volver a reunirse con su amada mascota, de quien dice ser su madre.

 

 

Más información Globe and Mail

 

www.miabogadoenlinea.net