La revancha que la exesposa del exsecretario de energía británico, Chris Huhne, quiso tomar sobre él por el amorío que sostuvo con una empleada, terminó por perjudicarla más a ella que a él.

 

En 2011 Vicky Pryce, la esposa engañada, filtró a la prensa la información de que ella, para que su marido no perdiera su licencia de manejar, había tomado como suyas algunas infracciones de tránsito cometidas por él.

 

Cuando esta información se filtró y la policía de Essex empezó a interrogar a la pareja, en ese momento ya separada, Chris Huhne, quien entonces era secretario de energía, se vio forzado a renunciar.

 

El escándalo no terminó ahí sino que se presentaron cargos formales en contra de Vicky Pryce y de Chris Huhne por pervertir el curso de la justicia y fueron sentenciados en marzo a ocho meses de prisión, de los que sirvieron dos.

 

El asunto siguió para Vicky Pryce quien acaba de recibir la noticia de que fue despojada del importante título que le había sido conferido en 2009 como Compañera de la Honorabilísima Orden del Baño por sus servicios prestados en materia económica cuando era directora general del departamento de negocios, empresa y reforma regulatoria.

 

Se trata de una orden de caballería británica fundada en 1725 y que admite revocación si la persona a quien le fue otorgada fue sentenciada a más de tres meses de prisión o por haber cometido un delito que degrade el honor concedido.

 

La propuesta de revocación del título de Vicky Pryce fue propuesto por el primer ministro David Cameron, aunque fue la reina Isabel II quien revocó el honor, y la noticia fue publicada en la Gaceta de Londres: “La reina ha instruido que el nombramiento de Vicky Price por el que se le hizo miembro de la División Civil de Tercera Clase de la Honorabilísima Orden del Baño, el 13 de junio de 2009, sea cancelada y anulada y su nombre borrado del Registro de la mencionada Orden”.

 

Ahora Vicky Pryce forma parte de la lista negra de aquellos que cayeron de la gracia real junto con célebres personas como Nicolae Ceausescu, ex presidente de Rumania a quien se le despojó del título un día antes de su ejecución, o de Robert Mugabe, presidente Zimbawe, quien ha sido señalado de haber cometido graves violaciones a los derechos humanos en su país.

 

Así que con las venganzas hay que tener mucho cuidado, no vaya a ser que en la caída el enemigo te lleve de corbata.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It