“¿Qué tan tonta me creen?”, escribió Wanda Podgurski, una fugitiva de San Diego, California en su cuenta de Twitter a la policía. “¿Quién iría a México? Tan cerca pero no lejos del todo”.

 

¿Qué tan tonta fue? Lo suficiente como para ser atrapada por las autoridades mexicanas en Rosarito, Baja California, y entregada a las autoridades de su país el pasado 4 de julio.

 

Wanda Podgurski, de 60 años, fue juzgada en ausencia y encontrada culpable de fraude a siete aseguradoras de quienes cobró indemnización por una supuesta lesión sufrida en su casa siete años atrás. Durante el juicio se demostró que durante su supuesta incapacidad ella viajó a República Dominicana y a Nueva York, Seattle, Boston entre otras ciudades.

 

Tras haber sido detenida por las autoridades de San Diego, esta mujer salió libre bajo una fianza de $500,000 dólares y aprovechando su mal entendida libertad, huyó de la ciudad y del país. El juicio en su contra siguió y por el fraude fue sentenciada a 20 años de prisión.

 

Su gran error fue la soberbia de creerse muy lista y, como muchos, la vanidad, al estar en comunicación constante mediante su cuenta de Twitter retando a la policía a encontrarla con un “atrápenme si pueden”, literal.

 

Si bien la unidad de la policía encargada de los fugitivos no reveló cómo supieron dónde estaba Wanda, sí se conoció que su cuenta de Twitter fue investigada por la unidad especializada en crímenes tecnológicos.

 

En la biografía de su cuenta de Twitter se leía “Huyendo, posiblemente en Irán”, pero su astucia no llegó más lejos que unos cuantos kilómetros al sur de su hogar.

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net