Laura Binch es una joven británica de 19 años que tiene en común con muchos mexicanos tristemente célebres como “lady Profeco”, la arrogancia y la bravuconería a la que se sienten con derecho por tener un papá con dinero o poder.

 

En un clásico ejemplo de “¿Sabes quién es mi papá?” esta joven fue detenida después de haber impactado su BMW en dos casas en Derbyshire, Inglaterra, en octubre del año pasado.

 

El juez escuchó que resultado de haber bebido grandes cantidades de champaña en un bar propiedad de su papá y tras haber incrustado su costoso vehículo en la sala de dos casas duplex, espetó al dueño de una de las casas, que se encontraba mirando televisión, con un “mi papá es rico” y un velado no sabes con quién te metes.

 

Pero en su caso ni la riqueza de su papá ni sus “influencias”, la libraron de una sentencia de seis meses de prisión en un centro de reclusión juvenil tras haber sido encontrada culpable de manejar peligrosamente. Además su licencia de conducir quedó suspendida por dos años y para renovarla tendrá que pasar un minucioso examen. Y como corolario deberá pagar 500 libras esterlinas a la fiscalía.

 

Originalmente ella había sido también acusada de manejar bajo los efectos del alcohol fundado en la prueba que arrojó 127 microgramos de alcohol en 100 mililitros de sangre, cuando el máximo legal permitido es de 80 microgramos. Sin embargo este cargo fue desechado pues la fiscalía consideró que el cargo de manejar peligrosamente era suficiente para abarcar todo el daño que su imprudencia había ocasionado. Una decisión que el juez criticó porque los efectos legales de haber sido condenado por uno u otro delito no son los mismos ya que si hubiera sido sentenciada por manejar en estado de ebriedad automáticamente se hubiera hecho acreedora a una prohibición de tres años para conducir tras cometer el delito una segunda vez.

 

Al dictar su sentencia el juez hizo gran énfasis en la actitud de la joven tras el accidente, la que no supo calificar de vanidad, arrogancia o bravuconería, aunque concluyó que quizá se había tratado un poco de las tres.

 

 

Más información Daily Mail

 

www.miabogadoenlinea.net