La noticia corrió como pólvora en occidente: el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad sería castigado con latigazos por violar la ley electoral.

 

La noticia fue desmentida por el portavoz del gobierno de Irán quien al negar la sanción negó que el presidente hubiese cometido infracción alguna.

 

Todo se originó porque el presidente Ahmadinejad acompañó a su amigo y consuegro Esfandiar Rahim Mashaí a la oficina del registro electoral para registrar su candidatura a la presidencia, un acto que está prohibido por la ley porque significa dar apoyo a un candidato particular. Se trata de una infracción que, según los medios, se castiga con 74 latigazos y una multa.

 

El portavoz del gobierno declaró que la información era equivocada ya que el presidente no había incurrido en infracción alguna puesto que había acompañado a su amigo en calidad de particular y no como presidente de la República Islámica de Irán, esto pese a la denuncia que del hecho hizo el Consejo de Guardianes, un poderoso organismo iraní encargado de velar por el cumplimiento de la Constitución de 1979.

 

Mahmud Ahmadinejad no se presentará a la contienda electoral porque ya ha sido presidente dos veces consecutivas, y la Constitución prohíbe una nueva reelección. La última elección bajo un clima de grave sospecha de fraude electoral lo que llevó a múltiples manifestaciones y al arresto de los manifestantes.

 

 

Más información RIA Novosti

 

www.miabogadoenlinea.net