Presionada por la población, la policía del estado de Kerala, en la India, se vio en la necesidad de fincar responsabilidades sobre Mohammed Nisham, un acaudalado padre que obsequió a su hijo de 9 años la posibilidad de manejar por las calles de su vecindario su flamante Ferrari rojo.

 

La madre de este niño filmó a su primogénito manejando el Ferrari y, por supuesto, compartió el momento con sus 200 más íntimos que pronto se transformaron en millones de ciudadanos muy enojados por el hecho.

 

La edad legal para manejar en la India son los 18 años y, como en otros países, serios accidentes viales han sido ocasionados por niños que siendo menores de edad manejan con autorización de sus padres, pero sin autorización estatal. Así sucedió el mes pasado también en la India cuando el hijo de 17 años de un diputado atropelló y mató a un niño en edad preescolar, delito por el cual está en prisión.

 

Mohammed Nisham, padre de este niño, fue detenido por la policía y ya salió bajo fianza. Se le imputa haber puesto en peligro la vida de los menores (el benjamín de la familia fue el copiloto del avezado piloto de 9 años), y de haber permitido que un menor de edad condujera un vehículo automotor. La policía declaró que posiblemente se confiscaría el vehículo mientras se efectúan las investigaciones y ocurre el proceso.

 

La madre de este niño no entiende en dónde está el delito. Orgullosamente declaró a un programa de televisión local que su hijo maneja desde los cinco años y lo hace muy bien, “es un conductor precavido y confiado” y añadió que ya ha estado tras el volante del Lamborghini, del Bentley y de alguno de los otros 18 automóviles de la familia. Conducir el Ferrari solo fue un regalo por su 9° cumpleaños.

 

Con sus palabras esta madre confirma lo que ya suponíamos, los niños prepotentes que se sienten al margen del cumplimiento de la ley, no lo son  espontáneamente, solo repiten actitudes de sus padres.

 

  

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net