Cuando un matrimonio de Helena, Montana, Estados Unidos, regresó de un pequeño viaje realizado, se encontró con una desagradable sorpresa: el perro se había comido su dinero.

 

O al menos eso es lo que ha declarado a las autoridades hacendarias Wayne Klinkel, el dueño de Sundance, el golden retriver de 12 años que se comió cinco billetes de $100 dólares.

 

Como se trata de una cantidad importante, los dueños del perro se dieron a la tarea de buscar restos de billetes en las heces del perro y limpiarlos a fin de enviarlos al Departamento del Tesoro para que les reembolsen el dinero.

 

Así, lo que lograron recuperar de los billetes llegó a la oficina encargada de restituir el dinero mutilado, el Bureau of Engraving and Printing en un sobre cerrado con la explicación de que el perro se había comido el dinero.

 

Esta oficina, localizada en Washington DC., examinará lo que queda de los billetes para determinar si la familia Klinkel logró recuperar al menos el 51 por ciento de cada billete para proceder con el reembolso del dinero.

 

De acuerdo con la página web del Bureau of Engraving and Printing, el procedimiento puede tomar entre 6 y 24 meses, dependiendo del estado en que se encuentren los billetes mutilados y para procurar hacer un mejor trabajo emiten una serie de recomendaciones a los ciudadanos para que traten de preservar lo más posible el dinero mutilado y que en la medida de lo posible no lo retiren del contenedor donde los billetes quedaron destruidos, caso que por motivos de salud e higiene no aplica en este caso.

 

Mientras el caso se resuelve, Sundance debe estar castigado y muy probablemente los Klinkel ya adquirieron una caja de seguridad a prueba de perros.

 

 

Más información SFgate

 

www.miabogadoenlinea.net