En Quebec, Canadá, el blanco actual de los ataques es la llamada policía de la lengua que ha llegado al extremo de prohibir a un restaurante italiano que escriba la palabra “pasta” en su menú por no ser un vocablo francés.

 

El asunto adquirió gran relevancia después de que el dueño del restaurante, Massimo Lecas, publicara en su perfil de Facebook la carta que recibió de la oficina quebequense de la lengua francesa en donde le indican las infracciones que comete respecto de la ley que dispone que el francés es la lengua principal de la provincia canadiense.

 

En esa carta los agentes de la lengua indican a Massimo Lecas que elimine de sus cartas o menues la palabra pasta o que sustituya bottiglia, botella en italiano, por bouteille en francés.

 

La molestia de Massimo Lecas y de varios otros quebequenses, apoyen o no la prevalencia del francés en la región y sean o no partidarios de la independencia de Quebec, radica en los extremos a los que se han llegado al aplicar las leyes sobre la lengua pues muchas prohibiciones no se refieren a palabras en inglés, lengua que parecería que el actual partido en el gobierno, Parti Québécois, quiere erradicar de raíz.

 

A partir de este incidente otros dueños de restaurantes decidieron también hacer públicas las llamadas de atención que han recibido y se ha conocido de situaciones que llegan al absurdo. Una de ellas la orden que la oficina hizo a un local de que tapara la leyenda del botón de encendido, on/off, del horno de microondas y del botón de remarcación, redial, del teléfono, por estar en inglés.

 

Y si bien los restaurantes parisinos pueden anunciar su steak frites, en Quebec el único término adecuado para este corte de carne parecería ser biftek.

 

El Parti Québécois, liderado por la primera ministra Pauline Marois, llegó al poder el año pasado y han estado buscando fortalecer la identidad de Quebec con la intención, de acuerdo con algunos analistas, de un tercer intento de referéndum para que se vote a favor de la independencia de la hoy provincia de Canadá.

 

Así, se ha introducido una iniciativa ante el Parlamento para fortalecer las leyes que ordenan que el francés sea la lengua principal y que también las pequeñas empresas estén obligadas a cumplirlas además de que los pueblos y ciudades donde la mayoría de los habitantes sean francófonos no ofrezcan sus servicios también en inglés.

 

Quebec se está convirtiendo, a juicio de muchos, en una región en donde se habla un francés más francés que en la misma Francia, país en donde pueden hablar de le week-end, mientras que los quebequenses tienen que decir la fin de la semaine.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net