En la ciudad de Ichibara, prefectura de Chiba en Japón, se reportó un extraño robo: el de una calceta de una estudiante de 16 años.

 

La joven relató a las autoridades que cuando iba de la escuela a su casa, un hombre de aproximadamente 30 años y de 160m de estatura, se aproximó a ella, la tiró al piso, le sujetó el tobillo izquierdo y tras quitarle el zapato robó su calceta o media. 

 

Las autoridades ha quedado intrigadas con el misterio del ladrón de calcetas y el asunto ha llamado la atención porque no es el primer robo de este tipo que se reporta sino que ya otras tres adolescentes han sufrido el robo de una de sus calcetas, solo una.

 

No es la primera vez que en Japón suceden robos extraños como este. En el pasado un hombre robó los zapatos de niños en edad escolar y por un tiempo varias mujeres fueron atacadas para robarles la ropa interior.

 

Frente a aquellos que imaginan que el robo es para utilizar las calcetas como fetiches sexuales, proponemos otra hipótesis algo más navideña y es que las ha estado colgando en la chimenea y esperar regalos de Santa Claus. Nada más que al haber robado las calcetas lo mejor que este ladrón puede esperar del hombre de rojo es carbón.

 

 

Más información Japan Today

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It