Una pareja de ladrones fue detenida en la exhibición anual de gemas en Colombo, Sri Lanka, y mientras uno fue llevado a la estación de policías el otro fue al hospital para que le hicieran lavados intestinales.

 

Los lavados se hicieron necesarios pues el modus operandi de esta pareja de hombres chinos es que mientras uno distrae al vendedor, el otro se traga la gema y la sustituye por una falsa.

 

No contaban, sin embargo, con que el hombre al que pretendían estafar no quitó los ojos de encima del diamante de $13,000 dólares que exhibía y por eso vio como el supuesto cliente introducía la gema en su boca y la tragaba.

 

Las autoridades fueron avisadas de lo sucedido y el “tragón” de gemas está acusado de intento de robo, aunque a decir del vendedor se desconoce si se tragó el diamante o la falsificación con la que quería sustituirlo, lo que tendrá que ser analizado por los peritos.

 

También se desconoce si ya en el hospital pudieron recuperar la piedra tragada y el estado de salud de quien la tragó pues existe la posibilidad de un daño intestinal.

 

Y mientras nos preguntamos si el diamante que fue tragado perderá o adquirirá valor por ese hecho.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net