De la misma menera en que existe un límite máximo permitido de alcohol en la sangre para conducir un vehículo automotriz, existe un límite máximo permitido para desempeñarse como aeromoza o azafata.

 

Stephanie Partington, quien fuera azafata de las líneas aéreas Emirates, no solo fue despedida sino también imputada tras haberse desempeñado en un vuelo de Dubai a Inglaterra con ocho veces más alcohol en la sangre que el límite máximo permitido.

 

El vuelo de siete horas y media de duración tuvo lugar en abril de este año. A Stephanie Partington se le asignó atender la parte trasera del avión, pero sus compañeros de vuelo notaron un comportamiento errático en ella, el cual confirmaron cuando al llegar a tierra le solicitaron llenar unos formularios lo que ella hizo con letra ilegible. Al capitán de la aeronave no le quedó más remedio que dar parte a las autoridades pues se trata de una infracción a la Ley de Aviación Civil.

 

La ex aeromoza fue detenida y pese a que declaró no haber bebido alcohol en un lapso de ocho horas, se le hizo el examen correspondiente de alcohol en la sangre para determinar las causas de su comportamiento. Ese resultado arrojó que tenía 164mgs de alcohol en 100 mililitros de sangre, el doble del máximo permitido en Inglaterra para manejar un vehículo y ocho veces más que el permitido por la Ley de Aviación Civil que lo fija en 20mgs.

 

Stephanie Partington, de 24 años de edad, se declaró culpable ante la autoridad judicial por haber estado sirviendo en un avión bajo la influencia del alcohol de manera que su capacidad de actuación se vio comprometida. Pese a que por el incidente se quedó sin empleo, la joven fue multada a pagar 115 libras esterlinas, más 84 libras por gastos judiciales y 15 libras más que es un recargo que se cobra por la comisión de ciertas infracciones y delitos.

 

Stephanie declaró en la corte a través de su abogada que el día del vuelo era su día libre, pero que le pidieron, con poca anticipación, que cubriera una falta. Ella accedió para quedar bien con sus patrones, pero al haber estado de fiesta toda la noche el nivel de alcohol en su sangre no alcanzó a disminuir lo suficiente como para aterrizar sobria en Inglaterra. Aunque no se descarta que también haya dado unas “probaditas" a los cócteles de los pasajeros.

 

 

Más información Daily Mail

 

www.miabogadoenlinea.net