La policía de Dubái ha emitido una alerta sobre las prácticas de magia que algunas empleadas domésticas han estado efectuando para ganar el favor de sus patrones.

 

La policía indica que si bien no es todavía una práctica muy extendida, han recibido en este año cuatro denuncias en Dubái.

 

Los casos incluyen la contaminación de alimentos y bebidas de las familias con uñas, orina, sangre de menstruación y otros fluidos corporales, pues de acuerdo con las creencias de estas mujeres así se crea un lazo entre ellas y sus patrones quienes tenderán a tratarlas bien y a gratificarlas con regalos y dinero.

 

En su declaración la policía cuida mucho de no hacer referencia a las creencias o  nacionalidad de las acusadas a fin de no provocar tensiones raciales y se mencionan genéricos como Asia o África.

 

Si bien la brujería no está tipificada como un delito en particular, las mujeres detenidas suelen ser acusadas de poner en riesgo la salud de otro. En algunos casos las empleadas confiesan e incluso entregan evidencia como botellas con orina (que para ser efectiva en el ritual necesita haber estado almacenada por lo menos una semana), pero en otras han tenido que enviar al laboratorio los alimentos y bebidas, donde han llegado a encontrar “cosas terribles”.

 

Como parte de esta alerta también se hizo un llamado a los patrones a respetar los derechos laborales de sus empleadas domésticas porque dijeron que si bien la mayoría de los rituales tienden a ganar el favor de los empleadores, han encontrado casos en que realizan magia negra o actos para vengarse de los  malos tratos y en estos casos las acciones emprendidas suponen un mayor riesgo para la salud de los patrones y sus familias. En estos casos han encontrado rastros de cabellos, orina y sangre en la leche de los niños.

 

Sobre este particular se dio el ejemplo de una mujer que denunció a su empleada de haberle robado joyas y otros valores, pero que cuando la policía encontró a la acusada, una mujer de origen africano, encontraron moretones y quemaduras en su cuerpo, evidencia del maltrato que le había dado la patrona, además de que no hubo evidencia del robo.

 

Esta última una alerta que debe llegarnos a todos sobre el cuidado que se tiene en la protección no solo de los derechos laborales de los trabajadores, sino también humanos.

 

 

Más información The National

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It