Una pintura ha estado captando la atención política y social en Sudáfrica. Se trata de la obra titulada The Spears del pintor Brett Murray y que forma parte de la exhibición de la Galería Goodman desde principios del mes de mayo.

 

La pintura mostraba al presidente Jacob Zuma con sus genitales por fuera del pantalón y ya había sido vendida por $14,000 dólares.

 

Desde que se abrió la exhibición, el Congreso Nacional Africano, CNA, al que pertenece Zuma, solicitó ante un juez que la obra fuera sacada de la exhibición por considerarla ofensiva para el presidente.

 

Sin embargo, antes de que la corte se pronunciara sobre el particular, dos hombres se encargaron de “taparla” con pintura.

 

Barend la Grange fue el primero en pintar una gran equis color rojo sobre el rostro y los genitales del presidente Zuma y lo hizo porque considera que esa pintura podía desatar una guerra racial en su país.

 

Para La Grange, ciudadano sudafricano de raza blanca, la pintura era insensible y acusó a la Galería Goodman de perpetuar prejuicios raciales del pasado de Sudáfrica al haber aceptado exhibir la pieza. Señaló que vivió el apartheid y que si bien no presidió ese sistema, se benefició de él, por lo que pensó que como un hombre blanco lo correcto era destruir esa pintura realizada por otro hombre de raza blanca.

 

Explicó que al pintar la gran equis de color rojo quiso simbolizar su rechazo al Congreso Nacional Africano porque no está de acuerdo con el rumbo de su política, pero también quiso expresar rechazo a todos aquellos que se burlan del presidente. Y añadió que no le gusta Jacob Zuma, pero que al ser el presidente de Sudáfrica se le debe respeto.

 

Para él, el que la Constitución garantice la libre expresión no significa que se abuse de este derecho para lastimar la dignidad de otros y añadió que si la Constitución permite este tipo de abusos, entonces debe ser reformada.

 

La Grange fue detenido por daño en propiedad ajena y presentado el pasado miércoles ante la corte de Hillbrow, donde su caso se pospuso hasta el 28 de junio a fin de obtener mayor evidencia.

 

El segundo atacante de esta pintura fue un hombre de raza negra, Lowie Mabokela, quien derramó pintura negra sobre el lienzo. Los ataques se efectuaron uno detrás del otro, pero La Grange se deslindó de los actos de Mabokela y dijo que actuó en solitario. Ambos ataques quedaron registrados en las cámaras de seguridad de la galería.

 

Auque la pieza quedó destruida, el CNA está solicitando que se emita una orden judicial que prohíba la reproducción o publicación de la pintura en cualquier medio y en ese sentido está solicitando al periódico City Press que retire la fotografía de la pintura de su página web.

 

Jacob Zuma se había manifestado sobre esta pintura diciendo que era un “retrato indigno de su personalidad”, que buscaba crear dudas sobre su personalidad ante los ojos de los ciudadanos, de su familia y de sus hijos.

 

El presidente de Sudáfrica tiene cuatro esposas y una larga historia de acusaciones sexuales e infidelidades.

 

 

Más información Mail & Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It