Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 1259
powered by social2s

No hay plazo que no se cumpla y después de un período de siete y medio años de gracia, el próximo 1° de julio entrará en vigor una ley que en el estado de California, Estados Unidos, prohíbe la comercialización de hígado de ganso o de pato, mejor conocido como foie gras.

 

La ley fue sancionada en 2004 por el anterior gobernador, Arnold Schwarzengger, pero otorgó este período para que los comercializadores y restauranteros se ajustaran a la prohibición.

 

La finalidad de esta ley es proteger a estas aves, gansos y patos, de la alimentación forzada a la que se ven sometidos para que el hígado crezca y se puedan preparar platillos a partir de él.

 

Frente a la inminencia de la entrada en vigor de la ley, más de cien de los más reconocidos chefs del estado están haciendo campaña entre los legisladores para cambiar esta ley y permitir que se siga comercializando el hígado de estas aves, para lo cual han firmado ciertos compromisos de un tratamiento más humano con las aves, como el que la alimentación no sea  a través de máquinas sino mediante la mano y que los animales no estén enjaulados.

 

Entre los promotores de esta iniciativa está el chef Thomas Keller cuyo restaurante The French Laundry, localizado en Yountville, California, ha aparecido desde hace diez años en la lista de los mejores 50 restaurantes del mundo y quien este año ganó un reconocimiento por su trayectoria.

 

De acuerdo con los chefs, la prohibición del foie gras inhibiría la creatividad culinaria que ha dado nombre a varios restaurantes del estado por encontrarse a la vanguardia gastronómica.

 

Los compromisos firmados por los chefs han sido calificados por los activistas que luchan por los derechos de los animales de ingenuos porque la ley no se trata de prohibir que se coma el hígado de los animales, sino del método de sobrealimentación al que son expuestos que ocasionan en las aves problemas físicos y emocionales.

 

Los chefs están haciendo su campaña invitando a los legisladores estatales a degustar paltillos preparados a base de foie gras, para intentar convencerlos a través del estómago que reviertan la prohibición, cuando probablemente la razón les ha dicho que mantenerla es lo correcto. Ya veremos que tan hedonistas son los legisladores californianos.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s