El pasado 5 de septiembre un hombre intentó asaltar una tienda de abarrotes en San Diego, California. Las imágenes captadas de ese frustrado atentado se mostraron en todo el país porque el asaltante estaba disfrazado de Gumby, un personaje infantil de color verde.

 

Lo que causó risa no fue tanto el uso de la botarga sino el hecho de que después de que el asaltante pronunciara las temibles palabras de “esto es un robo” se complicó con el traje de Gumby y no pudo sacar la pistola que dijo que llevaba.

 

Pero hay más. Mortificado por el suceso y al ver frustrado su intento de robo cuando el dependiente soltó una carcajada, salió corriendo de la tienda, dejando caer 26 centavos de dólar, por lo que no solo no robó, sino que dejó dinero.

 

Lo hasta aquí relatado ya es por sí mismo una buena historia, pero hay más.

 

Después de ver las imágenes de frustrado robo, el responsable, un joven de 19 años, se entregó a la policía de San Diego, llevando consigo el disfraz de Gumby como evidencia. Y no solo se entregó él sino su cómplice, quien manejó el vehículo en el que huyeron.

 

Después de tomar sus datos y ficharlos, las autoridades los dejaron libres y ahora es la fiscalía la que está resolviendo la clase de cargos que se imputarán a estos dos frustrados ladrones, y que seguramente será por robo en grado de tentativa.

 

De ser condenados su sanción no será muy elevada y quizá ni merezca prisión, pues jugará a su favor el haberse entregado a las autoridades en lo que seguramente pensaban que sería un caso sin resolver, aunque claro, primero las autoridades deberán corroborar que son ellos los ladrones y no dos impostores buscando cinco minutos de fama.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net