El complejo penitenciario de la ciudad de Nueva York, Rikers Island, ha implementado nuevas normas respecto de la vestimenta de los visitantes, particularmente de ellas, a fin de imponer normas de recato, aunque no precisamente de buen gusto.

 

De esta manera, a las visitantes cuya vestimenta se juzga inapropiada se le presta una camiseta de un nada halagador color verde neón, disponibles en una talla única: XXL.

 

Blusas pegadas, tops con profundos escotes, leggings que no son cubiertos por una prenda holgada, diferente a camisetas que hagan alusión a pandillas, shorts o pantalones de mezclilla rotos, ya no son permitidos y sus portadoras son invitadas a usar en su lugar la camiseta verde.

 

De acuerdo con las autoridades esta medida tiene dos propósitos. El primero, apagar el deseo sexual de los internos, ocultando los encantos de las mujeres debajo de la gran camiseta para evitar las bochornosas escenas de parejas acariciándose que se suelen ver en las áreas de visita.

 

El segundo propósito es implementar otra medida para evitar que los visitantes ingresen drogas o armas a la prisión, ya que aunque son revisados hasta tres veces antes de tener contacto con los internos, se las arreglan para ingresar estos artículos prohibidos. Las autoridades penitenciarias opinan que llama más la atención de los oficiales si un invitado se levanta la camiseta en búsqueda de algún artículo de contrabando.

 

Los detractores de la medida dicen que los $5,000 dólares que se gastaron en 800 camisetas, que se lavan diariamente, mejor se hubieran aplicado para contratar nuevo personal de vigilancia, ya que por recortes presupuestarios el número de oficiales ha decrecido de 10,616 que existían en 2001 a los actuales 8,722.

 

¿Y qué opinan las visitantes de esta nueva moda? Muchas de ellas se sienten frustradas pues dicen pasar horas arreglando su maquillaje, cabello y vestimenta para que “sus hombres” las vean, y que esas camisetas verdes solo las hacen quedar mal con ellos.

 

Las autoridades penitenciarias de Rikers tendrán que evaluar la implementación de esta medida y si es exitosa quizá estemos frente a la nueva moda carcelaria en los Estados Unidos.

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net