La crisis política en Libia está repercutiendo en todo el mundo, sobre todo porque se ha incrementado el precio del petróleo.

 

Países como España están tomándose muy en serio la crisis energética y con la finalidad de reducir en un 5% el consumo de energía y los recursos estatales que ello supone han implementado una serie de medidas como reducir los límites de velocidad en las autopistas a fin de que los españoles consuman menos gasolina.

 

Esta medida ya fue aprobada por el Consejo de Ministros y supone no nada más un decreto en donde se de a conocer a la población que el límite de velocidad se reduce de de 120 a 110 kilómetros por hora sino también cambiar miles de señales de tránsito en todo el país.

 

De acuerdo con las autoridades el nuevo límite de velocidad estará vigente hasta el 30 de junio de este año, aunque si la crisis continúa, y con ello el alto precio del petróleo, se podría prorrogar hasta el mes de julio.

 

No es la primera vez que se reduce en ese país el límite de velocidad para incentivar un menor consumo de gasolina y diesel. En 1974 se impuso una reducción a 130 kilómetros por hora y en 1976 otra reducción a 100 kilómetros por hora, que estuvo vigente hasta 1981.

 

Se trata de una medida que no ha estado exenta de crítica y que el Partido Popular ha calificado de “soviética” aunque el gobierno se defiende presentando cifras de los millones de euros que se van a ahorrar al importar menos energéticos.

 

Así que los españoles aficionados a altas velocidades tendrán que quitar un poco el pie del acelerador y pensar en que con ello contribuyen con la economía española. Además de que al hacerlo se evitarán una multa y la consecuente sanción de puntos que les puede significar el retiro de la licencia de conducir.

 

Más información El País

 

www.miabogadoenlinea.net