En febrero de 2007 un disgustado pasajero de la línea aérea irlandesa de bajo costo, Ryanair, inició un sitio web llamado I Hate Ryanair, (Odio a Ryanair) con el dominio IHateRyanair.co.uk e invitó a las personas a compartir sus historias de disgusto con el servicio de la aerolínea a la que calificaba como la más odiada del mundo.

 

Sin embargo ahora una juez ha ordenado a este enfurecido pasajero a suspender el sitio web y entregar el dominio a la empresa aérea, además de pagarle una compensación de 322 libras.

 

¿Cuál es la razón de la orden judicial? La juez dejó muy claro que no ordenó el cierre por el contenido del sitio, pues es legal expresar ideas y opiniones respecto de la empresa, siempre que no se viole la ley, como por ejemplo, mediante la difamación.

 

El sitio fue cerrado porque entre enero y mayo de este año el creador, Robert Tyler, permitió enlaces publicitarios a otros sitios y por esos anuncios obtuvo una ganancia que asciende a las 322 libras que ahora deberá pagar como compensación a Ryanair.

 

De acuerdo con la juez, al haberse obtenido una ganancia económica del sitio web cuyo dominio se valió del nombre de la empresa, se violaban las leyes británicas en la materia por lo que Robert Tyler obtuvo una ganancia ventajosa a costa de Ryanair.

 

Y pese a que Ryanair argumentó en su demanda que fue seriamente difamada por el sitio web, todo parece apuntar hacia la teoría de Robert Tyler de que la empresa se ha creado muy mala fama en materia de seguridad y de atención al cliente y por eso estos argumentos no fueron tomados en cuanta al momento del fallo.

 

El fin de IHateRyanair.co.uk llegó no por lo que se dijo, sino por los enlaces que se hicieron a “sitios que sí nos gustan” como Virgin y British Airways y que dejaron $508.36 dólares al dueño del dominio, quien tiene diez días para apelar el fallo o conformarse con cerrar el sitio y entregar sus “ganancias” a la odiada aerolínea.

 

Más información Daily Mail

 

www.miabogadoenlinea.net