Un compungido matrimonio neoyorkino está demandando a la pensión en la que confiaron a su más preciada posesión, la astronómica cantidad de $1 millón de dólares por la muerte de su querido Percy.

 

Percy era un perrito faldero de 5 años, buldog francés, propiedad de un matrimonio de financieros que al no tener hijos, hacían recaer todo su afecto en la mascota, siendo para su dueña su “amparo y mayor fuente de bienestar”, según obra en la demanda.

 

Un fin de semana en que el matrimonio abandonó la ciudad, Percy se quedó bajo el cuidado de la perrera Doggie Love, quien lo regresó a su casa al día siguiente bajo los efectos de la deshidratación, y sin haber notado ni atendido las necesidades del animal, según consta en varias declaraciones de vecinos de los dueños de Percy, entre ellos un juez de una corte de apelaciones, y de dos veterinarios que certificaron que la muerte del perro se debió a un golpe de calor.

 

Debido a que se trató de una muerte dolorosa, en manos de quienes cobraron por hacerse cargo de la mascota por un fin de semana, la pareja está demandando del establecimiento el millón de dólares, no solo para compensarles la pérdida del perro, sino también, según declararon, para alertar a la población sobre este negocio.

 

Así que hay un juicio de esta cifra por un perrito, que si bien se trata de un ser vivo al que hay que cuidar y respetar, se trata de una cantidad muy alta frente a las indemnizaciones que se llegan a ofrecer a los padres por las muertes de sus hijos, como el lamentable caso de los niños de la guardería ABC, lo que convierte la situación en un verdadero absurdo más de la humanidad.

 

Fuente NY Daily News

 

miabogadoenlinea.net