Boca besando

 

Tribunal de la India encuentra sin fundamento la acusación hecha en 2007 contra actriz que fue besada por Richard Gere

Quince años después de presentada la denuncia, un juez en la India finalmente concluyó que los cargos en contra de la actriz Shilpa Shetty de obscenidad e indecencia no tienen fundamento y desechó la acusación.

Los actos obscenos e indecentes de la actriz de Bollywood, hoy de 46 años, se refieren a los besos que el actor Richard Gere le dio en el cuello y mejillas durante un evento de concientización sobre el SIDA que se celebró en 2007. El actor pretendió mostrar con estos inocentes besos que así no hay riesgo de contagio de la enfermedad.

La inocencia de los besos fue apreciada por muchos, excepto por los indios más extremos que consideraron que se trató de una escena obscena e indecente que atenta contra los valores de la India y por ello velozmente se presentaron cargos en contra de Shilpa Shetty y de Richard Gere para que los ocupados tribunales desviaran su atención a este importante tema dejando a un lado las muchas acusaciones de brutales violaciones y abusos sexuales a menores.

Como suele suceder, el “indecente” hombre pronto fue liberado de todos los cargos en tanto que la actriz siguió siendo procesada y señalada por la indecencia de no haber repelido los besos del actor, como explicó su abogado a los medios, diciendo que, al final, ese fue el asunto sobre el que el juez del caso se pronunció. No haber repelido los besos, “de ninguna manera, la convierte en una conspiradora o perpetradora de ningún crimen”, declaró a los medios su abogado defensor.

“Parece que... Shilpa Shetty es la víctima de un acto del presunto acusado No. 1”, se lee en la decisión que desecha la acusación por no tener fundamento. El acusado No. 1 es Richard Gere, a quien gracias a que le retiraron pronto los cargos pudo ir al país a visitar al Dalaí Lama en Dharamshala donde está la administración de los tibetanos en el exilio.

Por su espontánea muestra de afecto sobre el escenario que pretendían probar un punto, Richard Gere se disculpó ampliamente y, en su momento, la actriz también lo excusó diciendo que todo se trataba del “extremismo” de la India. Un extremismo que llevó a manifestantes a quemar fotografías de los indecentes actores, como ahora hacen muchos, no con fotos sino con novios musulmanes a los que acusan de casarse con mujeres hindúes para convertirlas forzosamente a su religión, en un movimiento que se conoce como “Love Jihad”.

Este caso no solo nos muestra la cara de esa moralidad extremista, sino también la lentitud con la que los tribunales de la India funcionan, pues el caso quedó perdido entre los expedientes judiciales, mientras Shilpa Shetty tuvo que vivir 15 años cargando una absurda acusación a cuestas.

Un caso semejante ocurrió en 2014 cuando se pidió que la actriz iraní Leila Hatami, quien participó en la película nominada al Óscar, Separation, fuera azotada con fundamento en el artículo 638 del Código Penal por no haber rechazado el indecente beso en la mejilla con el que la recibió Gilles Jacob, presidente del Festival de Cannes.

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net