Una mujer en Carolina de Norte ganó en juicio la nada despreciable compensación de $9 millones de dólares que tendrá que pagarle nada menos que la amante de su ex esposo.

Valiéndose de una figura jurídica que solo existe en un puñado de estados de la Unión Americana, esta mujer demandó no a su esposo, sino a la amante de éste, argumentando “enajenación del afecto”, algo así como “me quitó el amor de mi marido”.

Durante el juicio la agraviada esposa pudo probar que ella y su esposo estaban profundamente enamorados cuando apareció la demandante en escena, quitándole ese afecto.

La amante, quien ya no vive en Carolina del Norte, declaró que buscará apelar la sentencia porque no tiene dinero para pagar esta indemnización.

Esta figura jurídica se limita en algunos estados a ciertas situaciones y es difícil de probar, pero para algunas esposas vale la pena intentarlo como el último acto de venganza contra “la otra”.

Las amantes de Tiger Woods, deberían tratar de quedarse calladitas y no seguir reclamando compensaciones del atleta, como la actriz porno que clama haber participado en tríos con el golfista, puesto que Elin Nordegren, la aun esposa de Woods, puede clamar venganza.

 

Fuente NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net