Saco con monedas

 

Departamento del Trabajo de Estados Unidos demandó al patrón que queriendo humillar a un ex empleado le pagó con miles de centavos

El patrón de un taller mecánico que el año pasado pagó groseramente a un empleado con 91,500 centavos grasientos que dejó enfrente de su casa, ha sido demandado por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos por tomar represalias en contra del empleado.

La imagen de una carretilla llena de centavos se hizo viral cuando fue subida a Instagram por Olivia Oxley, novia de Andreas Flaten, ex empleado del taller mecánico A OK Walker Autoworks en Peachtree City, Georgia, Estados Unidos.

Andreas Flaten renunció al taller propiedad de Miles Walker, pero no recibió el cheque de su último pago de 915 dólares. En enero de 2021, Andreas Flaten se comunicó al Departamento del Trabajo para reportar esta omisión y la autoridad laboral explicó a Miles Walker que debía hacer el pago. Según la demanda presentada, el propietario del taller se negó a pagar, pero cambió de opinión y al día siguiente entregó los grasientos centavos en la casa de Andreas Flaten con una copia del cheque del pago con una grosería escrita.

“¿Cómo puedes hacer que este tipo se dé cuenta del repugnante ejemplo de ser humano que es?”, dijo Walker, según la demanda presentada esta semana. “Tengo muchos centavos; los usaré.”

Después de que Olivia Oxley subió la imagen de los 91,500 centavos a la red, el caso se hizo de conocimiento general. Miles Walker decidió, entonces, contraatacar y en la página web del taller escribió sobre Andreas Flaten: “Lo que comenzó como una trampa para un ex empleado mediocre, sin duda tuvo mucha prensa”, decía el mensaje, según la demanda. “Digamos que tal vez robó. ¿Quizás mató a un perro? ¿Quizás mató a un gato? ¿Quizás era un vago? ¿Quizás era carnicero?”

Mientras tanto, Andreas Flaten entregó las 500 libras de centavos a una empresa que los limpió y le entregó 915 dólares en billetes. Según la demanda, la tarea de limpieza de los grasientos centavos tomó 7 horas.

El asunto llegó hasta el Departamento Laboral que tras haber analizado todos los hechos decidió demandar a Miles Walker por haber tomado represalias en contra del ex trabajador después de que se comunicó con ellos para denunciar la falta de pago de su último salario, además de haber difamado su honor con el mensaje que escribió en la página web del taller, todo en violación de la ley de normas laborales equitativas.

Pero eso no es todo, también se le acusa de no haber pagado las horas extra ni de mantener un registro adecuado y preciso de los salarios de los empleados y de sus horas de trabajo, por lo que se pide que pague 36,971 dólares en salarios no pagados a Andreas Flaten y a otros ocho empleados.

“Por ley, la comunicación de los trabajadores con el Departamento de Trabajo de EEUU es una actividad protegida”, dijo Steven Salazar, director de distrito de la división de horas y salarios del departamento en Atlanta, en un comunicado. “Los trabajadores tienen derecho a recibir información sobre sus derechos en el lugar de trabajo y obtener los salarios que ganan sin temor a sufrir acoso o intimidación.”

El berrinche de Miles Walker con su “mediocre” ex empleado le saldrá muy caro, porque además de la auditoría laboral que ya recibió, deberá contratar los servicios de un abogado que lo represente en la Corte del Distrito Norte de Georgia donde se ha radicado esta acción legal, más lo que pagará de ser encontrado responsable de infringir la normativa laboral.

El acto humillante que hizo le regresó y ahora quien ríe es Andreas Flaten, complacido por esta demanda.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net