Imprimir
Visto: 354
Mesero con platillos

 

Mesera que recibió propina de 4,400 dólares fue despedida y el restaurante amenaza con demandarla por mala publicidad

Este diciembre, un acto de generosidad ha tenido consecuencias no deseadas que podrían terminar en los tribunales, enfrentando a una mesera y a un restaurante por una propina de 4,400 dólares.

Los hechos sucedieron el 2 de diciembre cuando Grant Wise, propietario de una inmobiliaria, organizó una cena “$100 Dinner Club” en el restaurante Oven and Tap en Bentonville, Arkansas, Estados Unidos. Esta cena significa que cada uno de los asistentes entregará una propina de 100 dólares a las personas que los atiendan esa noche.

Grant Wise eligió el restaurante Oven and Tap porque a él y a su esposa les gusta la comida y el ambiente, pero también por el servicio que Ryan Brandt les ofrecía cada vez que acudían. Así que, según declaró, antes de la cena habló a la administración del lugar para preguntar sobre las políticas de las propinas y asegurarse que el dinero recaudado fuera distribuido exclusivamente entre Ryan Brandt y quienes la ayudaran esa noche a servir a los 30 asistentes. La copropietaria del restaurante niega esta inormación.

Al finalizar la cena se anunció el monto de 4,400 dólares como propina y entre aplausos y lágrimas Brandt y sus compañeros recibieron la generosa gratificación.

El problema llegó después cuando la administración del restaurante le dijo a Ryan Brandt que el dinero tenía que ser repartido con los cantineros y personal de cocina, algo que no es usual según declaró el abogado de la mesera, Bill Horton, a The Washington Post. Según el abogado Horton, usualmente el 7 por ciento del total de los alimentos y bebidas vendidos en Oven and Tap se deduce automáticamente del salario de los meseros para pagar al resto del personal, en tanto que las propinas quedan íntegras para las y los meseros.

Cuando Ryan Brandt contactó a Grant Wise para agradecerle la cena y la propina, le comentó que los propietarios repartieron el dinero entre todos los empleados. A Wise no le pareció porque la política de las cenas es que la propina se reparta exclusivamente entre el personal que los atiende directamente en las mesas y exigió al restaurante que entregara a los meseros la propina.

Según la CEO de la empresa de relaciones públicas que representa al restaurante, Natalie Ghidotti, la petición de Wise “fue honrada de inmediato porque tienen todo el derecho de dar propina a quienes quieran”, y explicó que entre el resto del personal se repartieron 7,000 dólares “[p]orque creemos que todos los empleados trabajaron muy duro esa noche para atender una fiesta grande de 32 personas.”

El asunto no quedó aquí, ya que el 7 de diciembre la administración del restaurante despidió a Ryan Brandt, según ella por haberle comentado al cliente el asunto de la propina. El restaurante declara que la despidieron por otras razones sin explicar cuáles.

La semana pasada la mesera recibió una carta en la que el abogado del restaurante, Steve Brooks, le explica que será demandada porque a partir de este asunto el restaurante recibió mala publicidad, con calificaciones de una estrella, lo que ha tenido un impacto negativo en el negocio y en la percepción de los comensales sobre el establecimiento y el trato a sus empleados.

La mala publicidad al restaurante parece que aumentará con esta amenaza. Mientras, Grant Wise inició un fondo en GoFundMe para ayudar a Ryan Brandt en tanto conseguía otro trabajo y recaudó 8,700 dólares, más del monto esperado. La mejor noticia es que la mesera ya encontró trabajo en otro restaurante.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net