Moneda

 

Conductor de tren que ocasionó retraso de un minuto demandó a la empresa por la sanción impuesta

El sitio de noticias de Japón, Soranews24, ha reportado que el conductor de un tren está demandando a la empresa en la que trabaja por la sanción que le impusieron de 56 yenes, 49 centavos de dólar, por el retraso de un minuto del tren que debía conducir.

No se ha identificado al conductor, pero se conoce que en junio de 2020 debía tomar la conducción de un tren de la empresa JR West para viajar sin pasajeros desde la estación de Okayama. Por un despiste, el conductor se equivocó de andén en el que debía esperar para abordar el vehículo. Cuando se dio cuenta del error se dirigió al andén correcto, pero llegó dos minutos tarde lo que ocasionó que el tren partiera con un minuto de retraso.

Originalmente la sanción impuesta fue de 85 yenes, unos 75 centavos de dólar, no obstante cuando el conductor llevó su caso ante la autoridad laboral de Okayama le redujeron la sanción.

El conductor, sin embargo, se niega a ser sancionado y ha presentado su demanda en la Corte de Distrito de Okayama, pidiendo una compensación de daños de 2.2 millones de yenes, más de 19,400 dólares estadunidenses, por la angustia y el estrés que la sanción le ha generado.

En la demanda argumenta que como el tren viajó vacío, en realidad no se ocasionó ningún daño por el retraso, sin embargo la empresa fundamenta la sanción en el principio de “sin trabajo no hay pago” y como el conductor no trabajó ese minuto, pues le debe ser descontado.

El sistema de transporte de Japón se conoce como uno de los más puntuales del mundo de tal forma que si hay un retraso de más de cinco minutos en el horario de los trenes, la empresa emite un certificado para justificar el retraso de los pasajeros en sus trabajos o compromisos.

En 2017, una de las empresas que operan un sistema de transporte ferroviario se disculpó públicamente por un tren que partió 20 segundos antes. Una visión muy diferente a la de la India donde los trenes pueden sufrir no solo retrasos, que pueden ser de hasta 24 horas, sino también adelantos de algunas horas, sin previo aviso a los pasajeros y sin compensación por las molestias que eso ocasiona.

En Japón, el valor de la puntualidad, sin embargo, parece trascender al sistema de transporte y se trata de una regla de comportamiento y de buenas maneras. Por ejemplo, en 2018 la empresa de obras sanitarias de Kobe sancionó a un empleado de 65 años con medio día de salario por haberse levantado de su escritorio tres minutos antes de la hora de la comida.

“El receso para la comida es del mediodía a la 1:00 p.m. Él dejó su escritorio antes del receso”, explicó sobre la sanción un vocero de la oficina de obras sanitarias, mientras otro alto funcionario ofrecía disculpas a la población haciendo profundas reverencias: “Es profundamente lamentable que haya ocurrido esta mala conducta. Lo sentimos”, dijo el funcionario. Las disculpas se ofrecieron porque la ley del servicio público dispone que los funcionarios públicos deben concentrarse en su trabajo.

Esta filosofía de trabajo, pese a que es admirable, también tiene un revés pues ha llevado al problema del exceso de trabajo que ha desembocado en problemas de salud, muertes por estrés e incluso suicidios.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net