Tijeras

 

Residente de edificio en suburbio de Bangkok que cortó cuerda a quienes laboraban en el exterior, negó cargos

La mujer que en un edificio en un suburbio de Bangkok, Tailandia, cortó la cuerda de seguridad de dos trabajadores que laboraban en reparaciones exteriores, se presentó este miércoles a la estación de policía acompañada de su abogado.

Los hechos sucedieron alrededor del mediodía del 12 de octubre cuando dos trabajadores, uno de ellos originario de Myanmar e identificado como Song, estaban en el exterior de un alto edificio en la capital tailandesa haciendo reparaciones a una grieta y pintando.

Los trabajadores, en el piso 32 empezaron a manipular la cuerda del andén en que estaban colgados para descender unos pisos cuando vieron que una mujer en el piso 21 cortaba la cuerda lo que les impidió seguir descendiendo.

Haciendo señas pidiendo auxilio, una residente del piso 26 los vio y les permitió entrar al edificio por su balcón. Así los trabajadores pudieron bajar por las escaleras a la administración del edificio y reportar los hechos.

Por la imprudencia de la mujer, identificada ahora como Nichanan Toh, de 34 años, se presentaron cargos de tentativa de homicidio y tentativa de generar lesiones. Ambos cargos fueron rechazados por la mujer que se presentó este miércoles a la estación de policía del distrito de Pak en la provincia de Nonthaburi, que por su cercanía a Bangkok es considerada un suburbio de la capital.

La mujer, acompañada de un abogado, declaró que no tenía intenciones de matar a los trabajadores ni de causarles daños y que el corte a la cuerda lo hizo porque le molestaba la presencia de los trabajadores.

Cuando le indicaron que la administración del edificio había notificado que ese día se realizarían trabajos de mantenimiento entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, y que aconsejaban a los residentes a cerrar ventanas y quitar cosas de los balcones, ella respondió que desconocía esa información.

En la estación le fue fijada una fianza para que pueda seguir el proceso iniciado en libertad.

Este caso es un ejemplo muy gráfico de la intolerancia y el individualismo que parece prevalecer en todas las sociedades. La mujer, para evitar la molestia de ruidosos trabajadores no pensó que contándoles la cuerda de la que estaban colgados en lo alto del edificio pondría en riesgo su seguridad y sus vidas.

Más información bangkokpost.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de Beverly Buckley en Pixabay