Aplicando shampoo en peluqueria

 

Un tribunal laboral en el Reino Unido establece que decirle a un trabajador que "crezca" no puede considerarse discriminación por edad

Jasmine Stunell, de 20 años, era aprendiz en el salón Leo Bancroft en Weybridge, Surrey, en la región de South East England, en Inglaterra, en donde empezó a trabajar como estilista en enero de 2017 para obtener su certificación profesional. Entonces ella tenía 16 años.

Al final de su período de prueba de tres meses, el propietario y gerente, Leo Bancroft, planteó algunos problemas con su desempeño.

Ella se escondía durante el día, llegaba tarde, usaba su teléfono móvil y tenía una mala actitud en general, incluso hacia los clientes, aunque su desempeño mejoró y fue nombrada aprendiz oficialmente en febrero de 2018.

En el tribunal laboral se expuso que el salón Leo Bancroft tiene un "muy buen historial de retención", ya que el 70 por ciento de los estilistas han sido completamente capacitados por el Sr. Bancroft.

Stunell abandonó el trabajo en varias ocasiones debido a asuntos personales, pero según los testimonios “el Sr. Bancroft fue muy comprensivo", ya que sabía que ella tenía una vida familiar difícil.

Finalmente la joven renunció, y él le envió un mensaje de texto para decirle que tenía un “gran potencial” y un “futuro brillante por delante”, según testimonios presentados al tribunal.

Tiempo después, Stunell presentó una demanda en contra del salón y su propietario, señalando que había sido discriminada por edad y despedida de forma injustificada.

En su testimonio la joven afirmó que fue obligada a renunciar al existir un ambiente de trabajo hostil hacía su persona. Señaló que en una ocasión un compañero le llamó la atención diciéndole que “creciera” (grow up)

Stunell también alegó que mientras ella se sentía mal y estaba vomitando en el baño, su compañera Amy Frith la llamó a través de la puerta y le dijo que se “recuperara” (get yourself together).

Pero Frith lo negó y dijo que tiene fobia a las personas que vomitan por lo que sería imposible que hubiese estado "fuera de la puerta". El tribunal aceptó la versión de los hechos de la estilista.

Además, Stunell afirmó que un colega había dicho en un chat grupal en línea utilizado por el salón que debería ser reemplazada por alguien más confiable. 

El panel desestimó todas las afirmaciones de Stunell, concluyendo que los comentarios hechos se pueden decir a cualquier persona, especialmente a las personas mayores. “El tribunal no considera que las palabras 'crecer' (grow up)y 'recuperarse' (pull yourself together) en sí mismas estén relacionadas con la edad y se pueden decir a cualquiera y en particular a alguien mayor que actúa de manera infantil".

El tribunal determinó que los comentarios se habrían dicho sobre cualquier miembro del personal que llegara tarde o desapareciera sin explicación durante el día.

Después de dictaminar que la Sra. Stunell no había sido intimidada ni discriminada en el trabajo, la juez Anne Martin concluyó: "En todas las circunstancias, el tribunal concluye que los reclamos de la Sra. Stunell no están bien fundados y son desestimados".

Más información dailymail.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net