Boda hindú

 

Hombre que lucha para que el gobierno indio reconozca como vivos a quienes ha declarado muertos, inicia campaña

El hombre que estuvo muerto para el gobierno de la India durante 18 años se volverá a casar con su esposa el próximo año cuando cumpla 28 años de haber “renacido” con el reconocimiento de las autoridades de que seguía vivo. Se trata de un acto para hacer campaña a favor de todas las personas que están pasando por su misma situación en las que el gobierno los ha matado y no los quiere revivir.

Esta es la historia de Lal Bihari, que luego añadió la palabra ‘Mritak’, muerto, a su nombre. Él habitaba en una pequeña villa en el estado indio de Uttar Pradesh cuando haciendo un trámite para pedir un crédito supo que estaba registrado como fallecido. Esto sucedió porque su tío sobornó a un funcionario del registro civil para que lo registrara así y poder hacerse de sus tierras.

Desde 1975, año en que fue declarado muerto, estuvo tratando que el gobierno reconociera que seguía vivo hasta que logró ese reconocimiento el 30 de junio de 1994, cuando tenía 39 años. Durante este tiempo conoció a unas cien personas que estaban en su misma situación y por ello fundó la Asociación de Personas Muertas que en la actualidad tiene unos 20,000 miembros provenientes de toda la India, que igual que él fueron declarados muertos y sus familiares se han apropiado de sus tierras sin que tengan ninguna herramienta legal para oponerse a este despojo.

Cumplidos 27 años de haber “renacido”, Lal Bihari, de 66 años biológicos, anunció que cuando cumpla 28 años va a volver a casarse con su esposa Karmi Devi, que ahora tiene 56. “Renací en los archivos del gobierno hace 27 años. La ceremonia de matrimonio será en 2022 cuando cumpla 28 después de mi renacimiento en los archivos del gobierno”, declaró a los medios.

Explicó que hace esto para llamar la atención sobre el problema de los “muertos vivientes”.

“Aunque luché y gané mi caso, en realidad el sistema no ha cambiado mucho. Permanecí ‘muerto’ en los archivos del gobierno durante 18 años. Todavía hay personas que han sido declaradas muertas y sus tierras han sido usurpadas por sus familiares con consentimiento del gobierno. He estado ayudando a estas víctimas en las pasadas décadas, pero la campaña debe continuar”.

Estos errores administrativos no son privativos de la India. En este sitio hemos reportado algunos casos que se han presentado en otros países como Turquía en donde “el muerto Sinan” tuvo que litigar 10 años su caso para que el gobierno reconociera que seguía vivo y le volviera a pagar su pensión.

En Dinamarca una mujer que ingresó viva al hospital fue declarada muerta por un error administrativo. Para demostrar que seguía viva tuvo que sortear una serie de obstáculos administrativos. Cuando pidió ser compensada, el gobierno le adjudicó una mínima cantidad con el argumento de que no se encontró ”ningún fundamento legal” para compensar a las personas que han sido declaradas muertas por error.

En Ohio, Estados Unidos se presentó un caso un poco más complicado porque a la declaración de muerte precedió una de desaparición de Donald Eugene Miller Jr. Tras diecinueve años de ausencia, tramitó ante el juez un procedimiento para revertir la declaratoria de muerte, pero no pudo logarlo porque la ley del estado solo concede tres años de plazo para que se anule la declaración legal de muerte y se establezca el estatus de “persona a la que erróneamente se presumió muerta” y esa persona pueda recuperar ciertos derechos.

En México, fueron declarados muertos 1,013 comuneros de Santo Domingo Ixcatlán, Oaxaca, por funcionarios del Registro Civil de ese estado, el Registro Agrario Nacional y la Procuraduría Agraria, con el claro objetivo de privarlos de sus derechos a la tierra y al territorio. Veintidós de ellos son beneficiarios de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net