Imprimir
Visto: 233
Jóvenes de diferente color de piel

 

Protagonista de falsa acusación a un afroamericano de poner en peligro su vida, demanda por racismo a la empresa que la despidió

Amy Cooper, una mujer blanca que el año pasado reportó falsamente que un hombre afroamericano estaba amenazando su vida en Central Park, Nueva York, presentó una demanda en contra de la firma de inversiones Franklin Templeton por haberla despedido después de este incidente que visibilizó el racismo que viven los afroamericanos todos los días en Estados Unidos.

Los hechos ocurrieron el 25 de mayo de 2020 cuando en la zona del parque de avistamiento de aves conocida como la Rambla, Christian Cooper, un veedor de aves afroamericano, pidió a Amy Cooper que pusiera la correa a su perro, como indica la normativa en esa zona del parque, porque podía asustar a las aves.

Amy Cooper (aunque se apellidan igual, no son parientes) se negó en principio y cuando él dijo que daría comida al perro para alejarlo, ella tomó fuertemente al perro y su teléfono y dijo que hablaría a la policía: “Voy a decirles que hay un hombre afroamericano que está amenazando mi vida”, mientras elevaba el tono de voz con la operadora para repetir dos veces “afroamericano”.

Desde la distancia Christian Cooper tomó video del episodio y luego se lo mostró a su hermana quien lo compartió en su cuenta de Twitter. Por el reciente homicidio de George Floyd y las protestas por el constante racismo hacia las minorías, el video pronto alcanzó 30 millones de vistas, llegando a varios países del mundo.

Para Amy Cooper la viralización del video tuvo varias consecuencias pues no solo le quitaron al perro y la policía presentó denuncia en su contra por hacer un reporte falso (una de las pocas denuncias de reportes falsos de blancos en contra de negros), sino que la empresa en la que llevaba trabajando cinco años la suspendió primero y luego la despidió.

Por este despido que reclama es violatorio de sus derechos civiles por haber sido consecuencia de su raza y género, Amy Cooper presentó esta semana su demanda en un tribunal federal de Manhattan, una demanda que abogados especialistas en derechos civiles dicen que carece de méritos y que podría debilitar los casos más contundentes de discriminación que se presentan.

“Pienso que es francamente inapropiado secuestrar los estatutos de derechos civiles con este tipo de reclamos”, declaró a The New York Times el abogado Damon T. Hewitt, director ejecutivo de la organización Lawyer’s Committee for Civil Rights Under Law. “No estoy diciendo que una persona blanca nunca pueda enfrentar discriminación. No digo eso. Pero en este caso parece que no hay ningún reclamo.”

Pese a que existe un video de lo sucedido, en la demanda Amy Cooper declara que “no gritó a Christian Cooper ni llamó a la policía desde Central Park el 25 de mayo de 2020 porque fuera racista, dijo estas cosas porque estaba sola en el parque y muerta de miedo”. En esta demanda, al tratar de evadir responsabilidad, adjudica a su víctima toda la culpa diciendo que Christian Cooper la había hecho blanco de ataque y lo describe como “muy apasionado”. Incluso dice que antes de toparse con ella, otro visitante del parque, afroamericano, declaró que Christian Cooper le pidió agresivamente que pusiera la correa a su perro.

Estas declaraciones parecen contradecir la disculpa que ofreció a Christian Cooper después de lo sucedido (cuando vio la trascendencia del asunto). “Reaccioné emocionalmente e hice presunciones falsas sobre sus intenciones cuando, de hecho, yo fui quien actuó de forma inapropiada al no llevar a mi perro con correa”, declaró por escrito hace un año.

En la demanda, en la que está representada por la abogada Andrea M. Paparella, acusa a Franklin Templeton de haberla despedido a causa de su raza y género, porque no escucharon su parte de la historia.

“Ellas no han alegado ningún hecho plausible que vincule las acciones de Templeton a discriminación racial”, declaró el abogado de derechos civiles Richard D. Emery. “La única cosa que plausiblemente argumentan es que Templeton reaccionó a lo que percibieron como un acto racista de parte de ella. Pero eso no significa que ellos fueron racistas respecto de ella.”

Por su parte, la vocera de Franklin Templeton, Stacey Coleman, declaró: “Creemos que las circunstancias de la situación hablan por sí mismas y que la empresa respondió apropiadamente”, asegurando que “nos defenderemos en contra de estos reclamos sin fundamento.”

La denuncia en contra de Amy Cooper por hacer un reporte falso a la policía terminó siendo desechada, pero antes la fiscalía le pidió que participara en terapias de sensibilización. Cuando la acusación se retiró, la fiscal del caso Joan Illuzzi-Orbon, declaró al tribunal que Amy Cooper había “aprendido mucho” en las sesiones y que había sido “una experiencia conmovedora”, según había declarado su terapeuta. Esta demanda parece contradecir estas afirmaciones.

Más información nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net