Tapetes para yoga

 

Gobernadora de Alabama firma ley en la que se elimina la prohibición de la enseñanza de yoga en escuelas públicas

En 1993 se prohibió la práctica y enseñanza de yoga en las escuelas públicas de Alabama, Estados Unidos. Casi 30 años después la prohibición se levanta con algunas previsiones como que no se pueden nombrar las posturas en sánscrito, no se pueden hacer cánticos ni repetir el famoso mantra “om”.

La prohibición a la práctica del yoga fue establecida junto con una prohibición al hipnotismo y “terapias psicoterapéuticas”. The New York Times cita un artículo publicado en ese entonces por un diario local en el que una madre de familia reportó que su hijo llevó a casa una cinta de relajación y que el muchacho quedó “visiblemente drogado”.

Además de la ignorancia, el miedo de perder fieles en un estado profundamente cristiano fue lo que llevó a esta prohibición. Es más, durante la discusión de la actual ley que levanta la prohibición y permite la enseñanza y práctica de yoga en las escuelas privadas, participaron religiosos cristianos que usando sus cuentas en redes sociales hicieron un llamado a los legisladores.

“Las escuelas no deberían estar en la posición de apoyar posibles estados alterados de conciencia”, escribió en su cuenta de Twitter el reverendo Clete Hux, director de la organización religiosa Apologetics Resource Center en Birmingham. “Tampoco debería la Legislatura del Estado arriesgarse a violar la Cláusula de Establecimiento de la Primera Enmienda al promover la religión.” Esta Cláusula dispone que “el Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión”, para enseguida señalar “o que prohíba la práctica libre de la misma”.

El yoga es una práctica asociada al hinduismo y algunos la atribuyen también al budismo, aunque esto no es del todo acertado al menos por lo que se refiere a las escuelas primigenias. Por esta vinculación, se percibe que enseñar yoga es enseñar religión a los alumnos, aunque hoy en día se ha logrado una amplia desvinculación de ambas y de ser una práctica religiosa ha pasado a ser una moda. Por este motivo, algunos grupos conservadores de Alabama todavía intervinieron para que la prohibición no fuera eliminada.

La iniciativa de ley, que fue aprobada en la Casa de Representantes del Estado con 75 votos a favor, frente a 14 votos en contra, fue firmada por la gobernadora Key Ivey pues previamente había sido aprobada en el Senado. Fue presentada por el representante Jeremy Grey, quien es instructor de yoga certificado.

Con la nueva ley queda a discreción de las escuelas impartir clases de yoga a sus alumnos siempre que se cumplan con ciertas disposiciones como un permiso firmado por los padres o tutores. Además, se prohíbe a los instructores en las escuelas a usar “hipnosis, inducción a estado mentales disociativos, imágenes guidas, meditación o cualquier otro aspecto de la filosofía Oriental”. Además, como ya se mencionó, no se puede usar el sánscrito, hacer canticos ni usar mantras como “om” o saludar y despedir a los practicantes con el usual námaste, un saludo que significa “me inclino ante ti” o “te hago reverencia”.

Por sus connotaciones hindúes, no es Alabama el primer lugar que prohíbe la práctica del yoga. En Rusia, cuando en 2016 se aprobaron leyes para combatir el terrorismo, se establecieron solo cuatro religiones permitidas excluyendo de ellas al hinduismo. Por infringir la ley con la enseñanza del yoga, se acuso al instructor Dmitry Ugai, de haberse involucrado en una “actividad misionera”, es decir, una religión no permitida.

Lugares con fuerte tradición cristiana no son los únicos en limitar la práctica del yoga. En Turquía, país predominantemente musulmán, se prohibieron en las escuelas de yoga todos los símbolos religiosos que incluyen no nada más imágenes, sino también la repetición de mantras, música o prender incienso.

Sobre la práctica del yoga en Alabama, el representante Gray deseó buena suerte a los instructores siguiendo las reglas establecidas en la ley y mencionó que “no hay una policía de yoga diciendo ‘puedes y no puedes hacer’”, aunque siempre será buena idea cuidarse mucho de lo que se dice y hace pues no faltan los acusones.

Más información nytimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net