Imprimir
Visto: 210
Billetes de libras esterlinas

 

Con domicilio en Downing Street 10 se recibió la notificación de una deuda impagada por el primer ministro Boris Johnson

Estas últimas semanas se ha empezado a hacer escrutinio financiero al primer ministro británico Boris Johnson que, extrañamente, no ha llamado mucho la atención de los británicos que siguieron favoreciendo con su voto al Partido Conservador en las elecciones de la semana pasada. Quizá la noticia de la notificación judicial que recibió sobre una deuda no pagada sí podría generar mayor interés.

Se trata de una deuda de apenas 535 libras esterlinas de la que se desconoce la razón y el acreedor. La noticia publicada el miércoles por la revista Private Eye, luego reproducida por otros medios, se refiere a la declaración judicial de la deuda reconocida por un tribunal de condado en octubre. Se trata de una figura jurídica regulada en Inglaterra y Gales como county court judgment, que, según el sitio web del gobierno británico, es un documento que significa que “la corte formalmente ha concluido que usted debe el dinero”. La sentencia llega por correo y en ella se explica la cantidad debida, cómo pagar (una exhibición o varios pagos), la fecha límite de pago y a quién pagar.

“Los registros de las sentencias se mantienen 6 años a menos que pague la cantidad total dentro de un mes”, señala el sitio web del gobierno, haciendo notar que tener este registro puede hacer más dificl obtener un crédito ya que bancos y empresas pueden usar esta información para negar o conceder un crédito.”

Aunque el reconocimiento de la deuda fue realizado el 26 de octubre, un vocero del primer ministro se negó a hacer declaraciones al respecto y dijo que “hemos visto el reporte y lo estamos analizando”.

Por su parte, la secretaria de prensa del primer ministro Johnson respondió a pregunta expresa sobre las finanzas del mandatario que “no debe haber preocupación” sobre este tema.

El escrutinio a las finanzas del primer ministro no se refieren a esta deuda, sino al dinero que “invirtió” en la renovación del número 11 de Downing Street, que aunque tradicionalmente es la residencia del canciller de la Hacienda, actualmente es ocupada por el primer ministro, su prometida Carrie Symonds y su hijo de un año.

En este caso la gran pregunta que se hace es dónde obtuvo las casi 200,000 libras esterlinas que se calcula que costó la renovación, cuando la asignación que recibe para este rubo es de apenas 30,000, cantidad gastada durante la última renovación por el entonces primer ministro David Cameron.

Aunque Johnson ha declarado que él pagó las renovaciones, se ha negado a declarar más al respecto, como está obligado a hacerlo, haciendo saber si para ello el Partido Conservador recibió alguna donación o si se pidió un préstamo. De cualquier forma presenta problemas a la transparencia de la información pública y ya la situación está siendo investigada por la Comisión Electoral.

Al declarar que están investigando el asunto de la deuda, el vocero del primer ministro “confirmó” que la deuda no está relacionada con la renovación del departamento de Downing Street donde “todas las cuentas han sido debidamente pagadas ya sea por el gobierno o personalmente por el primer ministro.”

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net