Manos estrechadas

 

Proponen en Dinamarca que solemnidad de saludo de manos para formalizar entrega de nacionalidad sea con titular de alcaldía

En un cambio de opinión, el Partido Social Demócrata de Dinamarca está proponiendo una nueva reforma a la ley de nacionalidad para obligar a que el saludo de manos que formaliza la adquisición de la nacionalidad danesa se haga con el o la titular de la alcaldía de la ciudad y, excepcionalmente, con algún otro funcionario.

Es un cambio de opinión porque cuando en 2018 la ley de nacionalidad se reformó en Dinamarca fue el Partido Social Demócrata, cuya líder Mette Frederiksen es la actual primera ministra, el que se opuso al saludo de manos como parte de los requisitos para otorgar la nacionalidad. Aunque parece un simbolismo, la disposición se incluyó para asegurarse que musulmanes radicales no reciban la nacionalidad porque por ningún motivo aceptan un saludo de manos.

Ahora es el partido en el poder el que propone fortalecer esa disposición para que el saludo de manos que formaliza la adquisición de la nacionalidad sea directamente con el alcalde de la ciudad en la que se reside y tratándose de ciudades más grandes con otros funcionarios designados para tal efecto.

Sobre el cambio de opinión, el canciller socialdemócrata Lars Aslan Rasmussen ha dicho que es bueno que existan reglas comunes cuando se obtiene la nacionalidad danesa y que el enfoque de esta homogeneización de reglas en el apretón de manos es la razón por la que su partido ahora apoya la medida.

"Es bastante justo que las personas que vienen a Dinamarca y obtienen su ciudadanía danesa puedan contar con conocer al alcalde, sin importar dónde viva", agregó el canciller Rasmussen.

Pese a las medidas de distancia social impuestas por la epidemia de Covid-19, el político declaró que la gran mayoría de los alcaldes apoyan la iniciativa.

La gran mayoría no significa todos y hay algunos alcaldes que consideran que regular al detalle el saludo de manos es excesivo porque se trata solo de un simbolismo. Así lo considera el alcalde de Albertslund, Steen Korsgaard Christiansen, para quien la iniciativa es una típica medida de la burbuja del palacio de gobierno de Christiansborg en Copenhague. “Más legislación sobre la ceremonia del saludo de manos es innecesaria, es una administración superflua de Christianborg”, declaró molesto a medios locales.

Para la alcaldesa de Frederikshavn, Birgit S Hansen, la medida no tiene sentido, como declaró al Jyllands-Posten. “Christiansborg quiere legislar al mínimo detalle, todo lo que puedo decir es ‘no’ y que parece mucho un simbolismo político”.

Las controversias por el saludo de mano no son pocas en Europa donde este tipo de saludo es acostumbrado. Así, en 2016 se desató un amplio debate en Suiza cuando un colegio aceptó que dos alumnos musulmanes negaran saludar de mano a una maestra, lo que llevó a la suspensión del proceso de ciudadanía de la familia. En Francia, a una mujer de nacionalidad argelina se le despojó a último momento de la nacionalidad por haberse negado a dar la mano al oficial que presidió la ceremonia de otorgamiento de nacionalidad.

En 2018 un tribunal en Suecia concluyó que una musulmana que se negó a dar la mano a quien la entrevistó para un empleo fue discriminada, aunque la empresa argumentó que el apretón de manos aplicaba a todos por igual y que solo se exceptuaba por razones médicas o por fobia a los gérmenes.

Al parecer en Dinamarca no se ha recurrido la ley que obliga a este saludo de manos para obtener la nacionalidad y que no solo puede excluir a radicalizados sino a mujeres cuando el alcalde es hombre o viceversa pues hay quienes viven su religión guardando distancia entre los sexos opuestos.

Más información cphpost.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net