Flores

 

Carolina del Norte explora posibilidad de elevar edad penal a 10 años para que niños de 6 no sean acusados por cortar flores

En medios de Carolina del Norte, Estados Unidos, se publicó la noticia de un niño de 6 años que fue imputado por daños en propiedad ajena por haber cortado un tulipán mientras esperaba el autobús. Aunque la noticia parece inverosímil tanto por la edad del niño como por lo trivial del daño, lo cierto es que los niños de seis años pueden ser imputados en Carolina del Norte.

Legisladores estatales están tratando de que esa edad mínima penal suba a 10 años, una iniciativa que es apoyada por la División de Justicia Juvenil del estado que, en realidad, quiere elevarla a 14 años, pero que, por oposición de los legisladores que ven como amenaza a los púberes, se conforman de momento con dejar fuera del sistema judicial a niños menores de 10 años.

La edad penal tan baja que permite que niños que no pueden entender qué está pasando ni qué están haciendo en un tribunal, es una arista más del problemático sistema penal de los Estados Unidos que tiende a castigar a los más pobres y a las minorías, especialmente a los afroamericanos.

Por ejemplo, según cifras de la División de Justicia Juvenil del estado, de 2015 a 2018 se presentaron casi 7,300 cargos en contra de niños entre 6 y 11 años. De esas acusaciones, 47 por ciento fue en contra de niños negros, 40 por ciento en contra de niños blancos y 7 por ciento en contra de niños hispanos. Pero, en general, el 22 por ciento de la población del estado es afroamericana, el 70 por ciento blanca y el 10 por ciento hispana.

Si los detenidos y acusados son niños de clases trabajadoras cuyos padres no pueden acudir a las audiencias por razones de trabajo, ni contratar un abogado que los represente, lo más probable es que el niño termine en una institución correccional por algo tan inocente como cortar una flor.

Aun si la iniciativa de ley en Carolina del Norte es exitosa y la edad penal mínima se eleva a diez años, ese estado seguiría siendo de los que fijan la edad más baja. Solo otros doce estados de la Unión Americana la fijan en 10 años. La mayoría establece edades más altas como los 12 o 14 años y otros no establecen una edad legal mínima, confiando en la capacidad de los fiscales de priorizar lo importante de lo intrascendente.

Si bien las detenciones corren a cargo de la policía y la decisión de presentar acusación de la fiscalía, la mayoría de las acusaciones en contra de los niños se hace desde las escuelas. Y así, se presentan acusaciones en contra de niños de 9 años con autismo cuyas respuestas a los maestros son clasificadas penalmente como agresión a un funcionario público. Probablemente el video de la policía esposando en una escuela a una niña de siete u ocho años y escoltándola hasta una patrulla, ha sido visto por la gran mayoría, lo que nos hace percibir que las escuelas son también sitios inseguros para los niños, especialmente si son “problemáticos”.

En el caso del niño de seis años que cortó el tulipán, el sitio Winston-Salem Journal reporta que la prudencia cupo en el juez que, cuando escuchó las circunstancias del caso, desechó la acusación. Pero la presentación del niño ante un tribunal, la contratación de la defensa a cargo de la abogada Julie Boyer y, posiblemente, la pérdida del salario de un día de trabajo de los padres para acompañar a su hijo a la audiencia judicial, son las imborrables consecuencias que quedan por una decisión que no debió haber sido tomada.

Más información techdirt.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Pin It